10 discos de piano cubano, por Tocho

24/07/2012
Vota
Comentarios: 2
Imprimir
Omar SosaOmar Sosa

Se supone que un aficionado al piano cubano ya conoce de sobras a los imprescindibles Rubén González, Bebo Valdés, a su hijo Chucho Valdés o los más jóvenes Gonzalo Rubalcaba y Roberto Fonseca, de manera que no hay ningún disco de ellos en esta lista de 10 discos, y así hago lugar para citar a otros pianistas interesantes menos conocidos.
Primero viene una selección de pianistas cubanos destacados, en negrita los pianistas con disco comentado más abajo:
Primer piano cubano:
Manuel Saumell (1817-1870), Ignacio Cervantes (1847-1905), Ernesto Lecuona (1895-1963), Antonio María Romeu (1876-1955).
La época de oro:
Ignacio Jacinto Villa Fernández “Bola de Nieve” (1911-1971), Anselmo Sacasas (1912-1998), Pedro Justiz “Peruchín” (1913-1977), Luis “Lilí” Martinez Griñán (1915-1990), René Hernandez (1916-1977), Pepesito Reyes (1916), Felo Bergaza Zerquera (1917-1969), Dámaso Perez Prado (1917-1989), Bebo Valdés (1918), Rubén González (1919-2003), Frank Emilio Flynn (1921-2001).
Cambian los tiempos:
Alfredo Rodríguez (1936-2005), Paquito Hechavarría (1939), Alfredito Valdés (Alfredo Valdés Jr) (1941), Chucho Valdés (1941), Emiliano Salvador (1951-1992), José María Vitier (1954), Ernán Lopez-Nussa (1958)
Y llega la nueva generación:
Gonzalo Rubalcaba (1963), Gabriel Hernández (1964), Ramón Valle (1964), Omar Sosa (1965), Javier Massó “Caramelo” (1967), Aruán Ortiz (1973), Roberto Fonseca (1975), Rolando Luna (1978), Harold López-Nussa (1983), Iván “Melón” Lewis (?), Alfredo Rodríguez (1986)

10 discos

Lecuona
Ernesto Lecuona
“Lecuona toca a Lecuona”
(Grabado en 1955)
El maestro Lecuona culmina el proceso al que se habían dedicado algunos pianistas y compositores, de música académica de tradición europea, de su anterior generación: componer música de carácter nacional. Con ese objetivo pusieron el oído en la calle, escucharon música popular, e incorporaron su esencia en sus composiciones. De hecho la inclinación de Lecuona por la música popular fue muchísimo más allá. Fundó los Lecuona Cuban Boys, una sabrosona y excelente orquesta de baile de ritmos afrocubanos, con cantante y abundante percusión, con éxitos internacionales tipo “María la O”, “Amapola”, “Para Vigo me voy” o la entrañable “Conga de Jaruco”.
En este precioso disco interpreta piezas populares transcritas para piano, desnudas de orquestación, y se puede apreciar en ese piano que ya es cubano la influencia española.
 
BoladeNieveBola de Nieve
“Bola de Nieve”
(Grabado entre 1951 y 1967)
El filin fue un género surgido en los años 40 y que obtuvo gran popularidad, cubanización de la palabra “feeling”, una mezcla entre bolero y cool jazz que rápidamente consiguió hacerse su sitio en la música cubana. La personalidad y el carisma de Bola de Nieve hace del filin algo suyo, original e inimitable.
En este disco se compilan un montón de las canciones que formaban parte de su habitual repertorio que no sólo se nutría del cancionero cubano, se le oye cantar en cubano, italiano, francés, inglés, catalán… Cantando y acompañado solamente por su piano tenía suficiente para hipnotizar al público de cualquier parte del mundo, actuó en escenarios y platós de televisión de todos los continentes.

 
PeruchínPeruchín
“Peruchin with Orlando Cachaito López”
(Grabado en 1958)
Es un disco de Pedro Justiz, al que llamaban “Peruchín” o “El Marqués del Marfil”. Su técnica poco cuidada en las improvisaciones, sus cambios bruscos y angulares, los silencios inquietantes y las soluciones imprevistas animan a algunos a llamarle el Monk cubano (aunque es sorprendente la larga lista de pianistas cubanos a los que los musicólogos relacionan con Monk).
Este disco está grabado con Cachaito al contrabajo (sobrino del enorme Cachao), Tata Güines con la tumbadora y el batería/timbalero Guillermo Barretto más bongos y güiro. El dominio del ritmo sincopado se traduce en un piano de carácter percusivo al servicio de un tumbao irresistible y sabrosón, aunque también le da al bolero, al danzón, al son o al standard norteamericano.
 
PepesitoReyesPepesito Reyes
“Pepesito Reyes”
(Grabado en 2001)
Grabado cuando ya tenía 84 años y sorprendentemente el único disco publicado a su nombre. Un delicioso disco del pianista que estuvo en infinidad de agrupaciones después de que acabara su asociación de casi 20 años con Joseíto Fernández, el cantante de la celebérrima guajira “Guantanamera”, de la que se dice Pepesito es coautor.
En este disco se disfruta guajira, danzón, tumbao, guaracha, pregón… impregnado todo de la elegancia de ese piano fluido, sencillo, rebosante de sabor y filin, acompañado por diferentes colaboraciones y distintas formaciones que aumentan el atractivo. Muy recomendable.

 
FrankEmilioFlynnFrank Emilio Flynn
“Drume Negrita”
(Grabado en 1960)
Fue el primer pianista que realmente se zambulló en el jazz, adoptándolo como lenguaje propio, siempre pausado, cool diría yo, sin abandonar la cubanía más tradicional. También fue el recuperador del danzón clásico de compositores pianistas anteriores.
Este disco es piano y percusiones, está grabado con los legendarios Tata Güines y Guillermo Barretto, y en sus maneras relajadas se puede disfrutar del filin cubano y el swing americano a partes iguales. Fue un impulsor del moderno piano de jazz latino. Incluye alguna descarga con sabroso tumbao (se parte de alguna base pactada para continuarla en un desarrollo improvisado sin saber en donde va a parar). Otro disco imprescindible.

 
AlfredoRodríguezAlfredo Rodríguez
“Cuba linda”
(Grabado en 1996)
No confundir con el otro Alfredo Rodríguez, pianista al que Quincy Jones le acaba de producir un disco que está muy bien. Nuestro Alfredo Rodríguez se fue a Nueva York, pero en 1983 se estableció en París, donde encontró mejor escenario para su bohemia. Totalmente apegado a su cultura afrocubana y lejos físicamente de su tierra pero sentimentalmente allí mismo, continuó cantando, tocando el piano, componiendo para su banda… con su personal concepto de la rumba, del tumbao, del son montuno, de la guaracha, de la descarga y de lo que hiciera falta, sin hacer demasiado ruido fuera de París.
La única vez que interrumpió el autoexilio, ya con 60 años, fue para grabar este disco en La Habana y Santiago de Cuba, le fue imposible emocionalmente renunciar a la invitación que le pusieron en bandeja. El amor que esta música destila por Cuba tiene un nosequé emocionante. Aquí toca el piano más que en sus irregulares discos anteriores, además los productores convocaron a una buena colección de músicos cubanos para arroparle, entre ellos a Tata Güines. Su técnica pianística no permite alardes, su voz no es una maravilla, pero el grado de pureza de la esencia afrocubana que contiene, es total. Disco imprescindible.
 
EmilianoSalvadorEmiliano Salvador
“Puerto Padre”
(Grabaciones de 1978 a 1988)
Su prematura muerte fue una gran pérdida para el piano cubano, su proyección era imparable. Es un pianista de culto entre los músicos cubanos. Brillante compositor e improvisador que fusiona jazz, nueva trova, afrocuba y piano contemporáneo con una lógica aplastante. A pesar de sus atrevidas innovaciones armónicas nunca abandonó sus raíces afrocubanas.
En este disco se recogen grabaciones de diferentes años y se puede disfrutar de su piano y sus composiciones en distintos contextos y con colaboraciones de lujo. Imprescindible.
 
OmarSosaOmar Sosa
“Sentir”
(Grabado en 2002)
Residente en París y muy permeable a las culturas del continente africano, especialmente las del norte de África, y al hip hop urbano, que funde con su profunda cubanía unas veces con más fortuna que otras.
De su irregular discografía destaco el “Sentir” porque es un ejemplo del mestizaje entre África y Cuba, en el que se puede escuchar la coloración etno que le distingue y sus inmersiones en el hip hop. En su discografía hay grabaciones más vanguardistas, pero siempre respiran africanía y algo (o mucho) de su religiosidad afrocubana orisha.
 
AruánOrtizAruán Ortiz
“Orbiting”
(Grabado en 2012)
Desde 2003 reside en EEUU después de vivir un breve periodo de tiempo en España. Compositor, arreglista, docente y sutil pianista cuya inquietud le conduce, expresándose con el lenguaje del jazz contemporáneo, a territorios de vanguardia, o más bien post-modernos, cada vez más emancipado del cliché cubano. A menudo su afrocubanía es imperceptible. Su progresión en Norteamérica ha sido notable, en los pocos años que lleva en EEUU ha colaborado, demostrando su ductilidad, con Esperanza Spalding, Wallace Rooney, Greg Osby, Drew Gress, Gary Burton, Joe Lovano o George Garzone, entre otros muchos.
En este excelente disco, su último publicado, lidera un cuarteto formado por músicos de primer orden del Downtown neoyorquino en el que sigue siendo difícil apreciar cubanía.
 
López-NussaHarold López-Nussa
“Herencia”
(Grabado en 2009)
No confundir con su tío, el también pianista Ernán López-Nussa. Se alimenta de la mejor tradición pianística cubana pero con una personalidad sorprendente dada su juventud. Potente, con una inmejorable técnica y un sentido rítmico arrollador que puede comprobarse en el disco que se recomienda. Es un pianista en progresión pero ya incluido en el circuito internacional, acompañante de Omara Portuondo en su reciente gira, colaboró en el disco de Stefon Harris, David Sanchez & Christian Scott “Ninety Miles” y tiene tres discos a su nombre. El título del disco hace innecesario cualquier comentario.

Hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. Tocho

    El 27 de septiembre pasado falleció en EEUU Paquito Hechavarría (1939-2012).
    Aprovecho para incluir otro gran pianista de la época de oro que se me había quedado en el tintero, Facundo Rivero (1912-2002).
    Tocho

     
     
  2. Jairo Armando Gallo

    Muy buena referencia, aunque la lista sería interminable debido a la calidad interpretativa y a que además eran excelentes arreglistas. De pronto te falto incluir a Rafael Somavilla y uno muy importante: Jesús López, gran pianista Danzonero durante muchos años de Arcaño y Sus Maravillas, Hector “El Ñato” Alejo (pianista empleado en las descargas de Generoso Jimenez). Otro contemporaneo del gran Rene Hernandez, era el Cubano Luis Varona, quien interpretó magistralmente el piano con la Big Band de Tito Puente. En la época de oro a Exequiel Lino Frias, viejo pianista de Arsenio Rodriguez (fué el primer pianista de su Conjunto Todos Estrellas), que después hizo carrera en la celebre Sonora Matancera. También estaba Javier Vasquez, pianista y arreglista Cubano, quien reemplazó a Lino Frias en La Sonora Matancera pero que fue referente solicitado en el Boom de la salsa en New York. Así mismo, se tiene a Roberto Alvarez “El Piano de Santa Amalia” en el Conjunto Casino y otros más en el ámbito de la Charanga: a José Palma Perellón (Pepito Palma) pianista por muchos años de la celebre Orquesta Aragón, así como a Elio Osacar (cuyo nombre artístico es Sonny Bravo) y Gilberto Suarez, quien era lider y arreglista con la Charanga Típica Ideal en New York. Slds desde Cali, Colombia.

     
     

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.