Carlos Franzetti: “El tango sabe esperar”

25/08/2014 - Por Sergio Zeni
Vota
Comentarios: 2
Imprimir
En charla con Diariofolk, el destacado compositor, arreglista y pianista nos habló de su reciente In The Key Of Tango, de grandes compositores de la música rioplatense y de algunas de las figuras con las que trabajó mano a mano, como Roberto Goyeneche, Mercedes Sosa o Luis Alberto Spinetta.
Carlos Franzetti vertical

Carlos Franzetti (Buenos Aires, 1948), ganador de tres premios Grammy (el último, en 2013, en la categoría Mejor Composición Clásica Contemporánea) ha recorrido una ecléctica trayectoria que comenzó intensamente en el jazz para luego extenderse a otros campos: las bandas sonoras, las músicas de raíz folclórica, el rock, la música sinfónica, la ópera, las músicas tropicales, el ballet, la música de cámara, el tango… Desde Cranford (Nueva Jersey), respondió a nuestras preguntas robándole unos momentos a sus diversos proyectos musicales, entre los cuales figura su presentación en el festival Tango Buenos Aires, dedicado este año a Aníbal Troilo en el centenario de su nacimiento. La relación de Franzetti con la música de su ciudad natal ha ido afianzándose cada vez mas en esta última etapa de su carrera, como una confirmación más de esa frase porteña, atribuida precisamente a Troilo: “el tango sabe esperar”.
festival Tango Buenos Aires -Su vínculo profesional con el tango comienza a los 8 años de edad, en Radio Argentina, cantando en pie sobre una silla para alcanzar la altura del micrófono…
-Sí… El pianista era nada menos que Virgilio Expósito, pero yo -por supuesto- no tenía ni idea de quién era él. Yo había comenzado a estudiar piano a los seis años de edad… A los ocho ya me gustaban Beethoven, Mozart -de quienes tocaba algunas de sus obras- y, sobre todo, el Bolero de Ravel, que escuchaba constantemente en el tocadiscos de casa. Mi padre era médico militar y no tenía mucho oído para la música, pero mi madre, en cambio, era muy musical y escuchaba discos de jazz y tango todos los días. Más adelante yo también comencé a tocar la guitarra y a cantar canciones de The Platters. Un día, un amigo de la familia que era productor de espectáculos artísticos, me escuchó… y al poco tiempo ahí estaba yo participando en un concurso de cantantes amateurs. Lo gané cantando el tango “Muñeca brava”, y el premio incluía esas presentaciones en Radio Argentina. Como se suponía que el ganador iba a ser un adulto y no un niño de ocho años, ¡el programa comenzaba en directo a las once de la noche!Orquesta nova
-Desde finales de los ochenta, la música rioplatense comienza a introducirse cada vez con mayor fuerza en su trayectoria discográfica y ya en los noventa aparecen los primeros álbumes de tango a su nombre. Ahora, después de varios años y unos cuantos discos, decide encerrarse a solas con su piano y dialogar íntimamente con la historia del tango…
-En 1985 grabé con el gran Roberto Goyeneche un disco de tangos con orquesta: El Polaco por dentro. Después tuve un grupo de cámara en Nueva York, llamado Orquesta Nova, con el cual grabamos música de Villoldo, Piazzolla y “Pintín” Castellanos entre otros. En cuanto a In The Key of Tango, la idea me llevó mucho tiempo desarrollarla a mi gusto.

En este disco improvisé  teniendo muy en cuenta la identidad armónica, melódica y rítmica del género, no quise caer en el error de improvisar como si fueran temas de jazz

-In The Key Of Tango está empapado de improvisaciones. No son improvisaciones que suenen a jazz… pero se nota que están hechas por un músico dueño de una cultura jazzística. Hay una buena dosis de libertad pero todo resulta muy tanguero… ¿Fue esta una de las pautas principales que se propuso al abordar este trabajo?
-Así es, en el disco lo que me propongo es tocar tangos emblemáticos y luego improvisar sobre ellos, teniendo muy en cuenta la identidad armónica, melódica y rítmica del género, para no caer en el error de muchos músicos que improvisan sobre el tango como si fueran temas de jazz. Me llevó muchísimo tiempo despegarme de todo el conocimiento y bagaje jazzístico de décadas e incorporar otro tipo de parámetros, de intervalos musicales, de inversiones armónicas y del concepto rítmico del tango, que generalmente carece de un pulso constante. 71ivPwFhwIL._SL1200_
-¿Qué criterio ha seguido para redondear el repertorio del disco?
-Sólo me he guiado por aquello que realmente me gustaba. Tenía que hacer una música que me llevara una y otra vez a sentarme al piano y tocarla, explorarla.
-Vayamos, si no le parece mal, a algunos compositores que son visitados en In The Key Of Tango. Supongo que no será casual que el disco comience con Carlos Gardel, de quien ha elegido “Soledad”…
-Gardel  es el creador del Tango canción. Un tema como “Soledad” tiene una enorme riqueza melódica con un perfume del pasado. Es una canción muy elegante, con cierto grado de inocencia, propia de su época, y que contrasta con los tangos mas rítmicos y canyengues que vienen luego. Por supuesto, rearmonicé el tema libremente.
Elegí un repertorio que me llevara una y otra vez a sentarme al piano a tocarlo y explorarlo
-Otro gran compositor presente en su disco es Julio de Caro -de quien ha registrado “Boedo”- posiblemente uno de los primeros autores en considerar que el futuro del tango pasaba más por su evolución musical que por componer para el baile o para los cantantes…
-Tanto Julio De Caro como su hermano Francisco son grandes creadores que evolucionan a partir del tango de Ángel Villoldo. En el caso de “Boedo”, también con un perfume de antaño, el tema se desarrolla muy rítmico puntillísticamente en su primera parte para luego modular a un segundo tema muy expresivamente melódico, mientras que el acompañamiento de la mano izquierda anticipa la rítmica piazzolliana de la subdivisión del compás en dos negras con puntillo y una sin puntillo (123/123/12).
-Una de las perlas de este registro está en la pista número tres, donde se encuentran precisamente tres pianistas: el intérprete, Carlos Franzetti; el compositor, Horacio Salgán y el homenajeado en la composición, Agustín Bardi… Piazolla, Franzetti, Schifrin. OK
-Agustín Bardi, fue otro gran compositor de los comienzos del tango. Horacio Salgán, a mi juicio (y el de muchos ), es el más grande pianista de tango que existió. También ha compuesto tangos memorables y dificilísimos desde el punto de vista técnico. En este homenaje, que compuso Salgán a la memoria de Bardi, el tema, casi en forma de rondó, transita por giros melódicos y armónicos emparentados con el estilo bardiano. Para mí resultó un desafío estudiarlo y tocarlo en esta grabación.
-En esta cuidada selección de composiciones tangueras hay solo dos autores que repiten firma. Uno de ellos es Aníbal Troilo con “Responso”, dedicada a su  amigo, el gran letrista Homero Manzi, y “María”, con versos de Cátulo Castillo, otro poeta del tango…
El estilo de Astor es tan atractivo que mucha gente cae en la trampa y una vez dentro de la jaula ya no puede salir.
-La figura de Aníbal Troilo siempre está presente. Como compositor, como bandoneonista, como director de su orquesta típica… Es quizás el músico que mejor representa las décadas del 40 y del 50, la época de oro del tango. Troilo también fue un descubridor de talentos y en su orquesta participaron grandes compositores e instrumentistas, como en los casos de Astor Piazzolla y Julián Plaza.
-Mencionábamos antes a Homero Manzi y a Cátulo Castillo… A propósito de letristas, cuando usted interpreta e improvisa, ¿tiene presente las letras de tangos como “Los mareados” o “Nada” por mencionar un par de los que aparecen en el disco?
-Siempre tengo presente las letras de las canciones, el sentido y la poesía de los textos. En el tango sería casi imposible olvidarlos o evitarlos.
-El otro autor que repite autoría en In The Key Of Tango es Astor Piazzolla, una presencia lógica, ya que debe ser seguramente el músico de tango más cercano a Carlos Franzetti…
Tango Fatal -La música de Piazzolla es maravillosa y a la vez única por lo estructurada que es. Podría escribir un decálogo de elementos y recursos musicales que un autor joven deberia evitar para no imitar el estilo piazzolliano. Lamentablemente el estilo de Astor es tan atractivo que mucha gente cae en la trampa y una vez dentro de la jaula ya no puede salir.
-Incluir “Naranjo en flor” en el repertorio de este disco fue, en cierta manera, volver a aquel Virgilio Expósito con el que usted cantaba con ocho años de edad…
-Sí… Como dije anteriormente, yo en ese entonces no tenía ni idea de la magnitud del enorme talento musical de ese hombre que tocaba el piano acompañándome en la radio. Nunca más lo volví a ver después de aquellas audiciones… pero más adelante, en mi carrera como arreglista, me tocó orquestar grandes temas suyos como “Maquillaje” y “Naranjo en flor”.
Goyeneche fraseaba como si fuera un bandoneón. Jamás tuvo una duda o algún problema… Lo hacía casi todo en una sola toma. Un músico intuitivo de enorme talento.
-Uno de sus premios Grammy lo obtuvo en 2001 con la música del ballet Tango Fatal… Ahora, en In The Key Of tango, vuelve a acercarse a esa obra, incluyendo en el repertorio del disco el tema principal de aquel ballet.
-Sí, la historia del ballet Tango Fatal transcurre en un pequeño salón de baile de Buenos Aires. Trata sobre una mujer, muy bella y rebelde que quiere bailar el tango a la manera de los hombres, es decir llevando ella a su pareja de baile. Para satisfacer este deseo decide disfrazarse de malevo… Hay pasión, intrigas y crimen en el argumento de esta historia creada por Lorenz Russo y estrenada en San Francisco.
-Este disco de emblemáticos tangos argentinos da un salto geográfico en el último de sus bonus tracks y concluye con una recordada composición de dos grandes autores brasileños: Retrato em branco e preto, con música de Antônio Carlos Jobim (versionada, por cierto, por varios músicos de jazz) y una letra -muy en sintonía con la música- que podríamos considerar bastante “tanguera”, escrita por Chico Buarque el polaco por dentro
-Elegí Retrato Em Branco E Preto, (que anteriormente se llamaba “Zíngaro”), como homenaje a este bellísimo tema de Jobim que siempre me pareció -por la melodía, por los intervalos, por la armonía…- que sonaba como un verdadero tango. Lo incorporé al repertorio de la grabación por esa razón y aún hoy lo toco en mis conciertos.
-Una de sus experiencias más significativas en el mundo del tango debe haber sido, indudablemente, trabajar con “El Polaco” Goyeneche en ese disco que mencionó antes…
-Fue sin duda uno de los más importantes trabajos que he realizado como arreglista. Trabajar con Goyeneche fue una experiencia muy grata. Convivimos durante diez días Otro gran artista… A Spinetta lo conocí mucho antes de que formara Almendra, fuimos amigos toda la vida. en la residencia de la embajada argentina en París, mientras trabajábamos el repertorio junto al productor del disco; Francisco “Mochin” Marafiotti. Unos meses después, grabamos en Buenos Aires. El mismo Goyeneche me pedía que no escribiera las orquestaciones como si fueran tangos, que escribiera a mi manera, con libertad armónica y con sentido sinfónico. Claro que una vez que “El Polaco” se ponía a cantar, todo lo que hacía lo convertía en tango. Fraseaba como si fuera un bandoneón. Jamás tuvo una duda o algún problema para cantar encima de las pistas y generalmente lo hacía en una sola toma. Era un músico intuitivo de enorme talento. Un gran amigo. Luis Alberto Spinetta
-Me gustaría preguntarle por otras dos destacadas personalidades del mundo de la música con las que usted ha trabajado. Una de ellas -que también ha registrado algún que otro tango- es Mercedes Sosa… ¿Cómo la recuerda?
-Recuerdo a Mercedes con gran cariño y total admiración. Con ella grabé tres discos y también la acompañé dirigiendo y tocando en sus conciertos. Poseía una voz única, identificable luego de dos compases. Nos unió una gran amistad.
-El otro músico del que me gustaría que nos hable es Luis Alberto Spinetta. Usted se ocupó, a mediados de los ochenta, de los arreglos para cuerdas en La la la, probablemente el único disco editado a nombre de dos grandes figuras del rock argentino: Spinetta y Fito Páez. Un álbum que, por cierto, incluye un tango, nada menos que “Gricel”, y un tema suyo, “Retrato de bambis”. Spinetta también volvería a convocarlo diez años más tarde, para su disco Estrelicia, aquel umplugged para la MTV.
El tango goza de muy buena salud. Cada día hay más gente joven y talentosa acercándose a él.
-Otro gran artista… con el cual compartimos música, sushi y largas charlas. A Luis lo conocí mucho antes de que formara Almendra y junto con Rodolfo García, su baterista, fuimos amigos durante toda la vida. Fito Páez fue el que propuso que yo escribiera los arreglos para La la la. Vinieron a mi casa, en Buenos Aires, trayéndome las pistas grabadas de cinco temas y me pidieron que escribiera los arreglos de cuerdas a mi manera. Como en la Argentina, las sesiones de grabación son por un mínimo de dos temas cada sesión y me habían dado solo cinco, escribí una larga introducción instrumental, con la idea de que la usaran como un pequeño interludio entre las canciones. Cuando salió el disco, vi que Luis lo había incluido llamándolo “Retrato de bambis” y acreditándome como el compositor del mismo. Años después, cuando Spinetta grabó el unplugged en Miami, me llamó por teléfono a Nueva York y me pidió que escribiera los arreglos de sus temas para el grupo, más una gran orquesta de cuerdas. Posteriormente, viajé a Miami y participé del vídeo de Estrelicia dirigiendo la orquesta y tocando el piano. Carlos Franzetti cuadrada 1
-Usted ya participó en el Festival de Tango de Buenos Aires y volverá a hacerlo este año. Un encuentro con estadios y auditorios llenos en cada concierto, artistas clásicos y renovadores, varias actuaciones diarias durante más de dos semanas… ¿Una prueba mas de que el tango no está muerto como dicen algunos?
-Parafraseando a alguien (que se refería al cine), diría que el tango es un enfermo terminal que se niega a morir… En realidad, el tango goza de muy buena salud. Cada día hay más gente joven y talentosa acercándose a él… y más cultores de otros estilos musicales que de repente se sienten atraídos por esta música. El tango es eterno y sobrevivirá a otros estilos… “El tango sabe esperar”  
 
En las imágenes: Carlos Franzetti, algunas portadas de sus discos, cartel del festival Tango Buenos Aires 2014, Franzetti con Astor Piazzola y Lalo Schifrin y Luis Alberto Spinetta en los tiempos del grupo Almendra.
 

Hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. Fernando

    Excelente reportaje a un excelente músico. Felicitaciones.

     
     
  2. Eduardo Werthamer

    Excelente reportaje,extenso y muy interesante para los amantes de la musica!!!Felicitaciones a ambos!!!

     
     

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>