Folk Segovia, la cita del folk y la alegría

09/07/2017 - Carlos Monje
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
La última edición de Folk Segovia, recién terminada, había levantado una gran expectación entre los aficionados a la música tradicional que todos los años nos damos cita en la ciudad castellana. La expectativa se centraba sobre todo en el cambio en la dirección y organización del veterano festival, que cumple ya 34 ediciones.
El Naan 5

Durante todos esos años se había mantenido en la dirección del festival Luis Martín -fundador también del Nuevo Mester de Juglaría-, con una trayectoria impecable que ha llevado a Folk Segovia a ser una de las citas más importantes y prestigiosas de España. Este año se estrenaba al frente Jaime Lafuente, un músico con una larga y fructífera carrera que además ya fue tiempo atrás subdirector del propio festival.

El resultado de la transición no puede haber sido más acertado, si por ello entendemos que el festival conserve sus grandes virtudes y no ahonde en sus defectos, que lógicamente los hay, como en cualquier actividad. Aunque este año nuestra estancia fue corta, pudimos disfrutar de las virtudes de Folk Segovia, que sigue siendo el punto de encuentro obligado para todos los folkis del país -músicos, programadores, periodistas y grandes aficionados-, donde se reencuentran multitud de amigos que año tras año se acercan para vivir un ambiente que logra impregnar a toda la ciudad de folk y alegría como ningún otro.

Si hace unos meses el propio Jaime Lafuente se lamentaba del bajo presupuesto disponible, lo que nos hacía saltar las alarmas sobre el resultado artístico, hoy podemos decir que difícilmente se puede hacer mejor con ese bajo presupuesto y que si se dispusiera del presupuesto que manejan otras citas, Folk Segovia sería simplemente fantástico. Y eso que uno de los platos fuertes de esta edición, la actuación bajo el acueducto del Nuevo Mester de Juglaría, tuvo que suspenderse por la lluvia dejando con ganas de bailar a media Segovia.

El viernes 30, día en que nosotros pudimos disfrutar plenamente del festival, todo fueron alegrías. Por la tarde nos dejamos seducir en La Alhóndiga por El Mantel de Noa, un dúo formado por Pilar Gonzalvo (arpa y acordeón) y Miguel Ángel Fraile (duduk, flauta, gaitas y acordeón). Estos dos músicos aragoneses, componentes de Cornamusa y O’Carolan, nos llevaron en un delicado y emocionante viaje por sonidos de Irlanda, Suecia, los Balcanes, Armenia y la Sefarad de los judíos expulsados de España, todos ellos recogidos en su disco Hilos de aire.

mantel de noa 2 (Copiar)

Pilar Gonzalvo, El Mantel de Noa

 

Mantel de noa (Copiar)

Miguel Ángel Fraile, El Mantel de Noa

 

Después de este plácido viaje musical, cambiamos de tercio con la actuación de Pepe Colás y los Punkifolkis en la plaza de San Martín, con un repertorio alegre y cargado de fuerza, en una propuesta alternativa que tiene que rodar mucho más, pero que promete grandes tardes de diversión.

Una de las grandes sorpresas de esta edición llegó con los conciertos nocturnos de la iglesia de San Juan de los Caballeros, un recinto tan bello para hacer conciertos (y tan resguardado del frío segoviano) como difícil de sonorizar. Por allí pasaron Manú Sabaté e Inxa Impro Quintet, un grupo que aúna los ecos tradicionales catalanes -sobre todo por el inconfundible sonido de la gralla de Sabaté- y alguna referencia sardanista con el rock, el folk y el jazz de vanguardia con sus estructuras, sus solos, su libertad…. Todo ello se expresa a través de un puñado de buenas composiciones propias donde la gralla se alza con el protagonismo, pero dejando lugar al contundente sonido del bajo y la batería, la solidez endiablada del teclado y la experimentación y los efectos de la guitarra. En algunos momentos nos acordábamos del saxofonista Llibert Fortuny y en otros de la Compañía Eléctrica Dharma, ambas referencias de lujo.

Manu sabate1 (Copiar)

Inxa Impro Quintet

 

Manu sabate 2 (Copiar)

Manu Sabaté

 

Para terminar la noche, la organización programó otro atractivo concierto de El Naán, un colectivo con sede en la localidad palentina de Tabanera del Cerrato, que además de excelente música muy cercana a la raíz (cantos a capella, interpretaciones solo con percusiones o unas excelentes y emocionantes panaderas) también profesan los sonidos más potentes y rockeros. Su espectáculo musical en ocasiones se ve un poco ensombrecido por proyecciones de vídeo, que atrapan la atención del espectador y le impiden poner los cinco sentidos en la música. Quizás proyecciones más esporádicas evitarían ese inconveniente.

El Naan 2 (Copiar)

El Naán

 

El naan 4 (Copiar)

El Naán

 

La mañana del sábado 1 de julio fue, como en tantas ocasiones a lo largo de estos años, un derroche de música en la calle, con rondas, bandas y cuadrillas que llenaron cada rincón del casco antiguo de sonidos tradicionales en una experiencia que repetirían el domingo. A destacar la inmejorable Ronda de Motilleja, sin duda una de las mejores agrupaciones.

Motilleja (Copiar)

La Ronda de Motilleja

 

El recuperado recinto de El Torreón de los Lozoya acogió la feria de discos, talleres, exposiciones y la siempre interesante presentación de novedades discográficas a cargo de músicos y artistas que traían trabajos recién estrenados. Comenzaron los murcianos Mujeres con raíz con dos de sus componentes: Carmen María Martínez y Juan José Robles, que además de presentar su trabajo, se marcaron una breve malagueña encantadora. También nos regaló una preciosa actuación María Desbordes, en este caso una canción de trabajo de los recolectores de algas bretones. María presentaba su disco Exil, acompañada a la guitarra por Carlos Soto.

Presentacion discos (Copiar)

Presentación de discos

 

Presentaron discos también el grupo Tierra Antigua, llegado desde Cuéllar con un repertorio proveniente del mundo de la dulzaina, y Ángel Levid, guitarrista y multi instrumentista que presentaba su tercer disco titulado Las manos se me escapan, en recuerdo de oficios perdidos como el de segador, esquilador o mondador, con nuevos temas de composición propia que respetan la tímbrica tradicional.

Mención aparte para Carlos Soto, que no presentaba un disco, sino un estudio de grabación situado en San Miguel de Arroyo, en el límite de Valladolid y Segovia, llamado El Círculo Mágico. Este estudio que nace para tratar bien a los grupos de folk, con respeto y conocimiento gracias a la larga trayectoria de Carlos (Celtas Cortos, Almenara, Awen Magic Land, Castillazz…). El estudio se complementa con un nuevo sello discográfico donde están editando un buen número de grupos de Valladolid. Un encomiable trabajo.

Carlos Soto (Copiar) (2)

Carlos Soto

 

El festival continuó toda la jornada del sábado y parte del domingo y, aunque no pudimos estar presentes, muchos son los ecos que nos han llegado de grupos como Sones de la Tierruca, NES, Highlanders y El hombre Folkíbero.

En resumen, un año más que suma el longevo festival segoviano y que lejos de nuestras reservas iniciales se convirtió en un nuevo éxito. Ya contamos los días para vivir la próxima edición, que será la número 35. Mientras tanto, nos alegramos de dar la enhorabuena a Jaime Lafuente como nuevo responsable de Folk Segovia. Que sea por muchos años más.

Fotografías: Carlos Monje

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>