¡BESTE BAT! y rememorando. Kepa Junkera en Bilbo

26/02/2017 - Álvaro Feito
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Kepa Junkera y sorginak - 19/02/2017
Teatro Arriaga, Bilbao
Todo un espectáculo. Profeta en su tierra. Kepa Junkera, el único "trikitilari" conocido en medio mundo y parte del otro (salvo error y excepción), en su propia salsa bilbaína, ofreciendo un concierto compendio de sus muchas virtudes musicales, profesionales, y escénicas.
kepa2 (Copiar)

Fotografías: Gaizka Peñafiel

No solo un espectáculo sonoro, sino también visual, teatral en cierto sentido, escenográfico, incluso etnográfico, con la presencia de las voces telúricas del colectivo femenino Sorginak y la participación de actores recordando los carnavales de tantas poblaciones euskaldunas.

Kepa viene de publicar su enésimo álbum, Maletak, otro prodigio de contenido y presentación (quizás excesivamente “barroca” en su detallismo), un recorrido por músicas y músicos del folk estatal, en un alarde de solidaridad y compañerismo (para que luego hablen de la “insularidad” de Euskadi). Por allí desfilan, en apariciones puntuales, y a lo largo de los 17 cortes del cd, nombres muy famosos, algo famosos o nada famosos, como Eliseo Parra (Castilla León), Xabier Díaz y Adufeiras de Salitre (Galicia), La Ronda de Motilleja (Castilla La Mancha), Pandereteiras de Fitoria (Asturias), grupo Acetre (Extremadura), Olga y los Ministritiles (Huesca) y otros muchos.

kepa1 (Copiar)

Y entre esos muchos los propios compatriotas vascos Andoni Egaña, Jon Maia, Mikel Sarriegi y Xabier Sarasola (letras, en la tradición del “bertsolarismo”), y los instrumentistas Ibon Koteron (alboka), Oreka TX (txalaparta) y Daniel de Pando (trompa). Finalmente, otros intérpretes  “foráneos”: José Luis Montón y Josete Ordoñez (guitarras españolas), Antonio Serrano (armónica), Diego Galaz (violín, mandolina), Germán Díaz (zanfona, cajas de música) y Pedro Lamas (saxo, gaita). Toda una constelación de pequeños/grandes nombres del folk peninsular.

La obra y la trayectoria de Kepa Junkera han sido tildadas, por algunos y en ciertas ocasiones, de pretenciosa, abrumadora, desmesurada y atosigante, especialmente desde que inició el camino del “internacionlismo militante”, en trabajos como “Bilbao 00:00“. Y todo eso por querer contribuir, desde su terruño, al conocimiento e intercambio con sonoridades y expresiones culturales y estéticas de muchos puntos cardinales de nuestro pequeño mundo. No seré yo quien, pues, se sume a ese coro de aguafiestas y, me temo, “admiradores” celosos y/o envidiosos. Antes al contrario: solo palabras de agradecimiento para quien ha construido tan singular y espectacular edificio profesional y estético.

Todo comenzó con una pequeña “trikitixa” (acordeón diatónico) en las romerías y fiestas populares de los valles y pueblos vizcaínos. Kepa era apenas un crío, pero su determinación y virtuosismo estaban a la vuelta de la esquina. Con el paso de los años, de muchos años (Kepa ronda ya por los 50), el de Rekalde ha ido construyendo una obra tan sólida como ecléctica, sabiendo combinar el éxito comercial con los proyectos más arriesgados y, en definitiva, valiosos.

kepa3 (Copiar)

Junkera y su amplia “troupe” -hasta 25 personas en el escenario, según qué momentos- se presenta en el académico (y algo funcionarial) marco incomparable del precioso teatro Arriaga, en plena forma y en plenitud de facultades, que se dice. Es un músico que ya ha cruzado numerosos puentes, ha recorrido decenas de países (en esta ocasión, venía de Italia) y se muestra tan justamente orgulloso como seguro en el mando de sus fuelles del demonio, del que extrae insólitas notas, arabescos insospechados, improvisaciones enloquecidas y cientos de hermosas melodías.

Su grupo actual de acompañamiento, el colectivo de voces y percusiones femenino Sorginak es todo un hito y un descubrimiento. En la línea de similares y ancestrales formaciones gallegas, no se sabe que destacar más en él, si la juventud y lozanía de sus ocho o diez integrantes, la emoción y el eco lejano de sus expresiones vocales, o la dedicación en cuerpo (despliegue físico incluido) y alma al proyecto emprendido, un proyecto que viene de lejos en la música popular y mira al mismo tiempo a un futuro que ya está aquí

Éxito rotundo, pues, el del disco y montaje “Maletas” de Kepa y sus múltiples acompañantes. Dos horas sobradas de muchos gozos y apenas alguna sombra. Junkera es un tesoro nacional de la cultura y la música vasca, vale decir universal, conviene no olvidarlo (aunque algunos lo pretendan). La cantidad de recursos y la virguería de sus dedos sobre las teclas de sus “trikitixas” no son nada comparadas con su visión de la jugada, su intuición musical y su radical postura de intentar crear historia y arte. Yo creo que lo está logrando (ya lo ha logrado) pertinente y suficientemente. Allá aquellos que no lo quieran ver (reconocer).

Así pues, Kepa : ¡beste bat!, ¡Otra más! Por muchos años

kepa4 (Copiar)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>