Javier Ruibal: “Quiero devolver al público la complicidad y al arte el privilegio de vivir de él”

22/08/2016 - Por Ana Blázquez y Carlos Monje
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
De la mano de más de 30 artistas, Javier Ruibal celebra la vida y la música presentando su nuevo trabajo, "Javier Ruibal 35 Aniversario", en el que hace un repaso de lo mejor de su obra. Martirio, Kiko Veneno, Miguel Ríos, Carmen Linares, Jorge Drexler, Pasión Vega, Tomasito, Jorge Pardo, Dorantes o Juan Echanove son algunos de los artistas que participaron en los cuatro conciertos que los días 10, 11, 12 y 13 de septiembre de 2015 tuvieron lugar entre las murallas de Cádiz y que quedan ahora registrados en un doble CD/DVD en directo.
Ruibal 1 (Copiar)

Pregunta: A finales del año pasado cumpliste 35 años de carrera. ¿Cómo celebraste ese número tan importante?
Respuesta:
Muy bien, fue una cosa muy entrañable. Fue como una fiesta de cumpleaños, pero cuatro noches con 150 amigos invitados como público y también invitados artistas que vinieron a celebrar que seguimos vivos y coleando, y dando voces por el mundo.

P: Los conciertos se grabaron y se han publicado ya.
R: Son dos CD y dos DVD donde hay una buena cantidad de canciones con versiones nuevas y algunas canciones inéditas.

Las canciones nuevas me queman, soy incapaz de guardármelas esperando estrategias para el próximo disco

P: ¿Cómo se eligió el repertorio? ¿Hay canciones nuevas?

R: Claro, había que hacer algo porque las canciones nuevas me queman, soy incapaz de guardármelas esperando estrategias para el próximo disco y en cuanto que he podido las he probado, quería dejarlas grabadas. Hay cinco nuevas y una que hice para el repertorio de Pasión Vega, Desnuda tengo el alma, pero esta vez la hemos cantado juntos. He escogido el repertorio en función de los músicos y los invitados. Están todos los músicos que han pasado por el escenario conmigo durante todos estos años y otros que no pudieron estar. Otros desgraciadamente se nos fueron para siempre y no han podido estar. Artistas como Javier Krahe y Enrique Morente hubieran estado gustosamente, pero también se nos fueron, como José Antonio Galicia, Carlos Carli, Alfonso Gamaza, que han sido músicos muy queridos, muy amigos. Los demás están todos y les dimos la canción que mejor le quedaba a cada uno. Por ejemplo, a Miguel Ríos, La rosa azul de Alejandría; las bulerías que tengo dedicadas a Picasso las hice con Carmen Linares; con Jorge Drexler, La playa de La Mulata, una de las canciones nuevas que habla de una playa de Montevideo; con Kiko Veneno, El Pelao, que parece una canción suya; con Pepe Begines, cantante de No me pises que llevo chanclas, El príncipe de los parias; con Pepa Niebla he hecho El ave del paraíso. Los demás, todos los bajistas que han tocado, los guitarristas, por supuesto Tito Alcedo, José Recacha, Marcelo Fuentes, Munir Hossn, también Jorge Pardo, con quien he hecho Tanguito… Muchos, muchos artistas muy queridos a los que se les ha hecho al molde; ya que venían a la fiesta, que vinieran a disfrutar. Vimos la canción en el escenario en la prueba diaria de sonido, luego la tocamos y la grabamos. Ha quedado una cosa fresca y natural, nada pretenciosa, que es lo que yo quería. Si lo hacemos en un teatro, primero es un follón de posibles problemas de sonido, y allí era en un patio entre las murallas de Cádiz, muy sencillito y muy agradable, y vivimos unas noches muy bonitas.

Me acerqué a Morente con la admiración que se le debe a un artista de su talla, y él me acogió enseguida como amigo y como artista

P: Tienes una canción también dedicada a Enrique Morente.

R: Sí, a Morente le dediqué una canción, una vez que fui capaz de superar el mal cuerpo que se te queda y el choque de ánimo. Con Enrique tuve una relación no asidua, pero sí muy franca y muy agradable. Yo siempre me acerqué a él con la admiración que se le debe a un artista de su talla y él me acogió enseguida como amigo y como artista, pero pero había entre nosotros, y creo que entre él y cualquier persona que haya tenido una relación con él, una sensación de estrechez y de proximidad. Una vez que lo superé, escribí esa canción que se llama A Morente, que me sigue emocionando mucho cuando la canto.

P: Háblanos de Casa Ruibal y de la discográfica Lo Suyo.

R: Casa Ruibal es un espectáculo que hacemos con mi hija Lucía y con mi hijo Javi, ella baila flamenco y él toca la percusión, y con Iñaki Salvador al piano, qué es persona muy de nuestra familia, con lo cual es como si estuvieran con un tío suyo, alguien muy entrañable y muy directo. Con una mínima dramaturgia, aunque no es un musical, se hace un paseo por cómo en una casa donde hay un músico se hacen otros, cómo me hice yo músico y cómo se hicieron ellos artistas también. Es un espectáculo para mí muy entrañable, tengo que estar dominando los nudos en la garganta y las emociones, porque cuando los veo ahí conmigo… Casa Ruibal es un espectáculo para mí muy entrañable, tengo que estar dominando los nudos en la garganta y las emociones.Son sorpresas que te da la vida. Si hubieran decidido hacer otra cosa, serían otra cosa, pero han decidido ser artistas y me emociona que lo sean de una forma muy formal y muy comprometida, en el sentido de no hacer ninguna trampita y no buscar la estrategia hacia ningún estrellato, que al final puede terminar en estrellarse.

Y lo de Lo Suyo, son cosas de los tiempos. Como se pusieron tan difíciles las ventas de discos y las promociones, y hay que estar muy encima de lo que ocurre con la música que haces, hicimos un sello discográfico en el que publicamos mis discos y también los de la banda Glazz, que es la de mi hijo Javier, y apoyamos otros discos, como el de Jonathan Pocoví, que es un cantautor valenciano que a mí me encanta. También aparece Lo Suyo por ahí como apoyo, hay muchos modos de ayudarnos y ayudar a otros. Lo suyo era más tarde o más temprano ser independientes, y eso es lo que ha pasado.

Lo Suyo es un sello discográfico en el que publicamos mis discos y los de la banda Glazz, y también apoyamos otros discos

P: ¿Algún próximo proyecto que nos puedas adelantar?

R: Seguir componiendo. Lo que más nos puede preocupar es tener algo nuevo que soltar cuando te subes a un escenario. Vale que la gente sea muy amorosa y tenga sus canciones favoritas, que no te aprieten ni te exijan cosas nuevas cada cierto tiempo, pero a mí lo que me preocupa es que siempre haya algo nuevo, no por el sentido del esfuerzo ni nada de eso, sino por devolverle al público la complicidad que te da y por devolverle al arte el privilegio que te da de vivir de él. Así que es cuestión de tener imaginación y paciencia, de entregarse, y esa manera es la única en la que uno se siente justificado para subirse al escenario, y luego a cruzar los dedos y que dure mucho.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>