Transparències – Toti Soler

09/10/2017 - Ferran Riera
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
toti soler - transparencies
Toti Soler
Transparències
Satélite K 2016
Valoración: 0/5

Desde que debutó con Els Xerracs en 1965, el guitarrista Toti Soler (Vilassar de Dalt, 1949) no ha dejado de subir a los escenarios durante los 52 años transcurridos, cultivando todo tipo de géneros, del pop a la canción, del rock progresivo al flamenco y del jazz a la música clásica, pero siempre manteniendo este inconfundible aroma de un lirismo plenamente mediterráneo, que tal vez no se puede definir pero seguro que sí se puede identificar, y que ha llegado a ser como una marca de la casa, hasta acabar convirtiéndose en un estilo propio.

Al llegar al disco que hace el número 32 de su dilatada y prolífica carrera -aunque demasiado silenciosa, por no decir injustamente marginada y hasta menospreciada-, Toti ha querido mirar hacia atrás y ha recogido unas cuantas composiciones grabadas en algunos álbumes anteriores des estos últimos años que tienen como nexo común su carácter tranquilo, reposado, lento, meditativo y melancólico, unas características que reflejan un estado de ánimo muy concreto, “una proclamación a la vida” -en las propias palabras del artista- que se revela y a la vez se transparenta a través de las seis cuerdas de su guitarra. Buena parte de estas composiciones instrumentales están, no obstante, inspiradas en textos de poetas catalanes como Pere Quart, Joan Vinyoli o Josep Palau i Fabre. Y con esto se acaba de entender lo que no se dice, pero si que suena.

(Esta reseña apareció publicada originalmente en lengua catalana en el número 37 de la revista Caramella).

D’ençà que va debutar amb Els Xerracs al 1965, el guitarrista Toti Soler (Vilassar de Dalt, 1949) no ha deixat de pujar als escenaris durant els 52 anys transcorreguts, conreuant tota mena de gèneres, del pop a la cançó, del rock progressiu al flamenc i del jazz a la música clàssica, però sempre mantenint aquest inconfusible aroma d’un lirisme plenament mediterrani, que potser no es pot definir però segur que sí que es pot identificar, que ha esdevingut tan propi de la casa fins acabar ben bé convertint-se en un estil propi.

En arribar al disc que fa el número 32 de la seva dilatada i prolífica carrera -tot i que força silenciosa, per no dir injustament marginada i menystinguda-, el Toti ha volgut mirar enrera i ha aplegat unes quantes composicions enregistrades en alguns àlbums anteriors d’aquests últims anys que tenen com a nexe comú el seu caire tranquil, reposat, lent, meditatiu i malenconiós, unes caracteristiques que reflexen un estat d’ànim molt concret, “una proclama a la vida” -en les pròpies paraules de l’artista- que es revela i alhora es fa transparent a través de les sis cordes de la seva guitarra. Bona part d’aquestes composicions instrumentals estan, no obstant, inspirades en textos de poetes com Pere Quart, Joan Vinyoli o Josep Palau i Fabre. I amb això s’acaba d’entendre el que no es diu, però sí que sona.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>