Música infiel y tinta invisible – Elvis Costello

03/03/2017 - Ferran Riera
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Uno de los genios británicos de la música popular de los últimos cuarenta años se ha descolgado con un libro de memorias interesantísimo, lleno de reveladores detalles históricos y de curiosidades sobre él mismo y todos cuantos le han rodeado, comenzando por sus propios familiares y acabando por una galaxia de estrellas de todo tipo, desde las más cegadoras a las más apagadas.
Elvis costello (Copiar)

Él es Declan Mac Manus, nacido en Londres en 1954 y más conocido como Elvis Costello, artista glorificado en la segunda mitad de los setenta a caballo de la entonces pujante new wave, y su obra literaria es “Música infiel y tinta invisible”, todo un tocho de cerca de 800 páginas cuya lectura discurre plácida y armoniosamente, y viene tan cargada de historias y anécdotas que cuesta entender que este artista se haya podido acordar de todas ellas con todo lo que, según nos cuenta, ha bebido durante estas décadas.

De una forma más bien desordenada, con una narración que salta de un año a otro olvidándose de las fechas, Costello nos habla profusamente de sus orígenes irlandeses y de sus progenitores con cariño, sobre todo de su padre, músico y vocalista de orquesta, de quien heredó la vocación musical. También nos cuenta sus vacilantes inicios al frente de The Atractions con la discográfica Stiff y su salto a la fama, así como su paso a una transversalidad musical que le ha llevado a trabajar es géneros tan dispares como la clásica, la danza y el teatro musical, el country, el rock, el soul y tantos otros estilos, además de sus escarceos televisivos.

A lo largo de tantos y tantos capítulos, el desfile de colegas es interminable: de Bob Dylan a Paul McCartney, de Johnny Cash a Allen Toussaint, de Burt Baccarach a Chet Baker, de The Clash a su última esposa, Diana Krall… Pero lo más destacado del libro, o al menos a mí me lo ha parecido así, es la sinceridad con la que explica su manera de componer canciones, escribiendo versos y estrofas sueltas que no utilizará hasta años después, cogiendo fragmentos de otras composiciones, así como riffs de guitarra y estribillos de aquí y allá para recomponerlos en un puzzle misterioso, juntándose con cualquier tipo para acabar un tema dejado a medio acabar anteriormente con otro individuo… Todo un prodigio creativo. Lástima, no obstante, que de su etapa como productor de The Pogues, el famosos grupo irlandés de folk-punk parezca no acordarse.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>