Flamenco. Arqueología de lo jondo – Antonio Manuel

26/08/2019 - Ferran Riera
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Vaya por delante que, en realidad, este libro se titula Flamenco. ArqueoloJía de lo jondo, pero tal vez su autor o sus editores han preferido ahorrarse problemas y han optado por ponerle el nombre con la ortografía correcta. No obstante, esta es la mejor carta de presentación para la heterodoxia que recorre las páginas del volumen, porque en esta ocasión el escritor de otros textos como La huella morisca se ha metido de lleno en el estudio de la historia, la antropología, la etnología y la etimología del flamenco, que no es únicamente un estilo de música, sino toda una filosofía de vida.
Poeratda

Editorial Almuzara, 2018

Así, en un recorrido que parte de la edad media y condena el genocidio y el olvido a que fueron sometidas la cultura musulmana y andalusí, y que retrata el progresivo exterminio y persecución de moriscos, judíos, negros y gitanos de la península ibérica, con el sacrosanto beneplácito de la iglesia católica, Antonio Manuel no puede menos que sorprenderse y quedarse admirado ante la capacidad de supervivencia de un pueblo que ha sido tan castigado. Y de esta resistencia surgió el flamenco, coincidiendo con la disolución de la nefasta inquisición, a mediados del siglo XIX, cuando el género comezó a expandirse con una cierta libertad.

Pero el autor no se detiene en la obra de tal o cual artista, cantaor, bailaor o tocaor, sino que ofrece una perspectiva general del flamenco como fenómeno social, hurgando en sus orígenes musulmanes, mediterráneos, africanos y andaluces, y desentrañando el significado de sus viejas palabras, que en buena medida estarían relacionadas con el culto mahometano, como las popularísimas “olé”, “jaleo” y “ozú”. La raíz del mismo término “flamenco” lo dice todo: viene de las expresiones “falâh”, que quiere decir “campesino”, y “mankûb”, que quiere decir “marginal”. Por eso es casi obligada, y agradecida, la inclusión de un glosario etimológico de expresiones del flamenco, que revela unas cuantas sorpresas, como que “garrotín” significa “dame el alimento divino”.

El libro contiene unas cuantas fotos en blanco y negro de Mariano Ibáñez, de un realismo sobrecogedor, y cuenta con un epilogo del reputado guitarrista Manolo Sanlúcar.

(Esta reseña apareció publicada originalmente en lengua catalana en el número 41 de la revista de música y cultura popular Caramella.)

Vagi pel davant que, en realitat, aquest llibre es diu “Flamenco. ArqueoJía de lo jondo”, però potser el seu autor o els seus editors han preferit estalviar-se problemes i han optat per titular-lo a la portada amb la ortografia correcta. No obstant, aquesta és la millor carta de presentació de la heterodòxia que recorre les planes del volum, perquè en aquesta ocasió l’autor d’altres textos com “La huella morisca” s’ha ficat de ple en l’estudi de la història, l’antropologia, l’etnologia i l’etimologia del flamenc, que no és únicament un estil musical, sinó tota una filosofia de vida.

Així, en un recorregut que parteix de l’Edat Mitja i condemna el genocidi i l’oblit de cultura musulmana i andalusí, i que retrata el progressiu extermini i persecució de moriscos, jueus, negres i gitanos de la península ibèrica, amb el beneplàcit de l’església catòlica, Antonio Manuel no pot més que sorprendre’s i quedar-se admirat davant la capacitat de supervivència d’un poble que ha sigut tan castigat. I d’aquesta resistència va sorgir el flamenc, coincidint amb la dissolució de la nefasta inquisició, a mitjans del segle XIX, quan el gènere va començar a expandir-se amb una certa llibertat.

Però l’autor no es deté en l’obre d’un o altre artista, ‘cantaor’, ‘bailaor’, o ‘tocaor’, sinó que ofereix una perspectiva general del flamenc com a fenomen social, furgant en els seus orígens musulmans, mediterranis, africans i andalusos, i desentranyant el significat de les seves velles paraules, que en bona mida estarien relacionades amb el culte a Al·là, com les popularíssimes “olé”, “jaleo” i “ozú”. L’arrel de la mateixa paraula “flamenco” ho diu tot: ve de les expressions “falâh”, que vol dir “camperol”, i “mankûb”, que vol dir “marginat”. Per això és ben bé obligada, i agraïda, la inclusió d’un glossari etimològic de termes del flamenc, que desvetlla unes quantes sorpreses, com que “garrotín”  significa “dona’m l’aliment diví”.

El llibre compta amb unes quantes fotos en blanc i negre de Mariano Ibáñez, d’un realisme corprenedor, i amb un epíleg del reputat guitarrista Manolo Sanlúcar.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.