El poder de la mujer en la tradición oral.

22/05/2018 - Yolanda Criado
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Cuando nos han hablado de la interpretación de la música de tradición oral, nos hemos imaginado a los músicos aficionados en los pueblos de la Península Ibérica tocando algún instrumento desafinado o cantando potentemente con un timbre que los oídos profanos no pueden soportar durante varios minutos.
Cantaderas [250]

Es curioso el poco valor que se le ha dado a estos músicos en la historiografía de la música. A mí nunca me hablaron de ellos en la carrera de Musicología. Menos mal que para compensar esta falta de folk-lore o sabiduría popular en el aula existen otras formas de aprendizaje y una muy importante es la escucha en salas de conciertos de grupos que recrean la tradición y la acercan al público de hoy.

El próximo sábado 26 de mayo a las 12 de la mañana la Fundación Juan March en Madrid ha programado un interesantísimo concierto del grupo Cantaderas. Lo forman cuatro mujeres poderosas en una combinación mágica de voces y personalidad, mujeres que suben al escenario ataviadas con sus mantoncillos de flecos y su pandereta apoyada en la cadera y que llevan consigo casi de forma innata el sonido de la tradición oral. Ellas consiguen ir desgranando y sacando poco a poco de sus gargantas ese hilo musical que solo te devuelve la memoria cuando has aprendido una melodía de forma oral.

Cantaderas nos propone un viaje en el tiempo ofreciéndonos el repertorio folklórico recogido en los cancioneros españoles de los siglos XIX y XX pero combinándolo con el de la época medieval. En sus conciertos se pueden escuchar, entre otros, un romance de Fuentidueña del Tajo, cantos de cuna interpretados en astur leonés, o cantares del Viernes de Dolores recogidos en Garganta la Olla en Cáceres, junto a las cantigas de Santa María atribuidas a Alfonso X llamado El Sabio. Ambos repertorios tienen en común que cada uno, en su época, se ha aprendido mediante la transmisión oral y durante generaciones.

El origen del término Cantaderas lo encontramos en el siglo XIII, escrito en latín “Cantatrix”, y hace referencia a los grupos de mujeres que eran contratadas para tocar, cantar y bailar durante la Edad Media y que además, eran pagadas por ello. Ahora, en el siglo XXI estas cuatro cantantes son Ana Arnaz de Hoyos, Anne Marie Lablaude, June Telletxea y Paloma Gutiérrez del Arroyo residentes en Basilea, París, Berlín y Madrid respectivamente, pero se unen en España para hacernos llegar este rico repertorio. Ellas, con su formación clásica han prestado atención a las grabaciones de campo y a las formas de interpretar el folklore de nuestros abuelos y abuelas para aproximarse al sonido más remoto del medievo.

También estará en Urueña en Valladolid del 4 al 6 de julio en un simposio organizado por la Fundación Joaquín Díaz y la Cátedra de Estudios de la Tradición de la Universidad de Valladolid.

Más info: http://cantaderas.anaarnaz.com/

la-riproposta_1600x900_Cantaderas

Programa La Riproposta con la actuación de Cantaderas

 

Etiquetas:
 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>