Después de vivir un siglo. Violeta Parra, una biografía

21/08/2018 - Ferran Riera
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Violeta Parra sólo vivió entre 1917 y 1967, pero en su biografía, Víctor Herrero A. la hace vivir un siglo, probablemente porque considera que la dimensión de la obra de este personaje todavía no ha desaparecido y seguramente tardará mucho en hacerlo.
violeta

Víctor Herrero A. – Después de vivir un siglo. Violeta Parra, una biografía
Lumen, 2017

Efectivamente, hay que leer este libro para darse cuenta de la potencia, la energía y la creatividad que desplegó esta artista chilena que ha pasado a la historia por su canción “Gracias a la vida”, pero que hizo más, mucho más, y no tan sólo en el campo de la música, a pesar de ser una persona enfermiza, a menudo incomprendida, y con un carácter de lo más conflictivo.

El autor ha escarbado en muchas fuentes, sobre todo familiares, para descubrir las diversas caras de una Violeta Parra desconocida: egocéntrica hasta el divismo, matriarcal hasta la paranoia, inestable emocionalmente, dominadora… Y otra más conocida: popular, combativa, creativa, activísima, familiar, viajera… Tan viajera, por cierto, que recorrió todo Chile en busca de las canciones tradicionales que conformarían el corpus del folklore nacional y, a partir de aquí, le permitirían crear un repertorio propio lleno de composiciones que no han dejado de ser versionadas centenares de veces.

También fue una artista multidisciplinar, dedicándose a los tapices, las pinturas y las esculturas, entre muchas otras actividades, como sus propios programas de radio o la dirección de su local de conciertos, además de ser la Pachamama de una gran estirpe de artistas y músicos formada por hermanos, hijos, nietos y sobrinos, entre los cuales hay que destacar a sus descendientes, los cantantes Isabel y Ángel Parra, y a su hermano, el famoso “antipoeta” Nicanor Parra.

Al final, me he quedado con dos frases suyas, tan duras como concluyentes: “Los hombres no tienen motor propio. Hay que empujarlos” (página 445), y “La muerte no es tan importante como la vida. La gente sólo se asusta si no ha sembrado nada” (pàgina 485). Con una mujer que pronuncia este tipo de sentencias no sabes si lo mejor sería quererla o huir de ella. Pero ni una cosa ni la otra, porque se suicidó repentinamente, inexplicablemente, justo cuando faltaba muy poco para que Salvador Allende ganara las elecciones en su país. Entonces, tal vez sí que hubiera podido ser feliz, por fin.

(Esta reseña fue publicada originalmente en lengua catalana en el número 39 de la revista de música y cultura popular Caramella.)

Violeta Parra només va viure entre 1917 i 1967, però a la seva biografia, Víctor Herrero A. la fa viure tot un segle, probablement perquè considera que la dimensió de l’obra d’aquest personatge encara no ha desaparegut i segurament trigarà molt de temps a fer-ho.

Efectivament, cal llegir aquest llibre per adonar-se de la potència, l’energia i la creativitat que va desplegar aquesta artista xilena que ha passat a la història per la seva cançó “Gracias a la vida”, però que va fer més, molt més, i no tan sols en el camp de la música, malgrat ser una persona malaltissa, sovint incompressa, i amb un caràcter d’allò més conflictiu.

L’escriptor ha escarbat en moltes fonts, sobretot familiars, per descobrir-nos les diverses cares d’una Violeta Parra desconeguda: egocéntrica fins al divisme, matriarcal fins a la paranoia, inestable emocionalment, dominadora… I una altra de coneguda: popular, combativa, creativa, activíssima, familiar, viatgera… Tant viatgera, per cert, que va voltar per tot Xile a la recerca de les cançons tradicionals que conformarien el corpus del folklore nacional i, a partir d’aquí, li permetrien crear un repertori propi ple de composicions que no han deixat de ser versionades centenars de vegades. A més, també va ser una artista multidisciplinar, fent tapissos, pintures i escultures, entre moltes altres activitats, com els programes de ràdio o la direcció del seu propi local de concerts, a més de cer la “Pachamama” d’una gran  nissaga d’artistes i músics formada per germans, fills, nets i nebots, entre els que cal destacar els seus descendents, els cantants Isabel i Ángel Parra, i el famós ”antipoeta” Nicanor Parra.

Al final, m’he quedat amb dues frases seves, dures, concloents: “Los hombres no tienen motor propio. Hay que empujarlos” (pàg. 445), i “La muerte no es tan importante como la vida. La gente sólo se asusta si no ha sembrado nada” (pàg. 485). Amb una dona que pronuncia aquesta mena de sentències no saps si el millor seria estimar-la o fugir d’ella. Però ni una cosa ni l’altra, perquè es va suicidar sobtadament, inexplicablement, just quan faltava molt poc per a que Salvador Allende guanyés les eleccions al seu país. Llavors, potser, sí que hauria sigut feliç per fi.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>