33 revoluciones por minuto. Historia de la canción protesta

06/09/2016 - Ferran Riera
Vota
Comentarios: 1
Imprimir
El periodista británico Dorian Lynskey, que habitualnente escribe en The Guardian, ha publicado un voluminoso libro de más de 500 páginas con el que pretende hacer un repaso a la requetecomplicada historia de la canción protesta.
33revolucionesporminutogrande (Copiar)

El periodista británico Dorian Lynskey, que habitualnente escribe en The Guardian, ha publicado un voluminoso libro de más de 500 páginas con el que pretende hacer un repaso a la requetecomplicada historia de la canción protesta.

Un término que de hecho, se presta a todo tipo de polémicas, ya que muchos consideran que la música ha de ser un vehículo inocente para los momentos de ocio, mientras que otros piensan que ha de ser una especie de arma arrojadiza que llame a la lucha política.

Identificado con la segunda propuesta, y calificando la canción protesta como una forma de música popular, Lynskey investiga y hace gala de trabajar con una gran documentación, viajando a sus momentos más álgidos, partiendo de los años treinta del siglo XX, con la primigenia Strange fruit que cantó Billie Hollyday, y acabando come el rap combativo del nuevo siglo XXI, pasando por la folk song de Woody Guthrie, Pete Seeger y Bob Dylan, el punk de los setenta y los temas colectivos de los discos benéficos de los ochenta que, según dice el autor, en buena medida supusieron la muerte de la supuesta etiqueta.

A pesar de la muy recomendable impresión que causa el libro, hay que retraerle su excesivo anglocentrismo, ya que la mayoría de sus capítulos están dedicados a los Estados Unidos y Gran Bretaña. Tan sólo hay tres episodios que escapan a estos parámetros geográficos: la Jamaica de Bob Marley y el reggae, la Nigeria de Fela Kuti y el afrobeat -aunque ambos pertenecen al ámbito anglófono- y un único representante de la canción latinoamericana, el malogrado Victor Jara.

(Esta reseña fue publicada originalmente en lengua catalana en la revista Caramella, número 35)

El periodista britànic Dorian Lynskey, que escriu habitualment a The Guardian, ha publiatc un voluminòs llibre de més de 500 pàgines on pretèn fer un repàs a la requetecomplicada història de la cançó protesta, un terme que, de fet, es presta a tota mena de polèmiques, ja que molts consideren que la música ha de ser un vehicle innocent pels moments de lleure, mentre que altres pensen que ha de ser una mena d’arma llancívola que cridi a la lluita política.

Identificat amb la segona proposta, i qualificant la cançó protesta com una forma de música popular, Lynskey investiga i fa gal·la de treballar amb una gran documentació, viatjant als seus moments més àlgigs, partint dels anys trenta del segle XX, amb la primigènia Strange fruit que va cantar Billie Hollyday i acabant amb el rap combatiu del nou segle XXI, passant per la folksong de Woody Guthrie, Peter Seeger i Bob Dylan, el punk i els temes col·lectius dels discos benèfics els vuitanta que, segons diu l’autor, en bona mida van suposar la mort de la suposada etiqueta.

Tot i la molt recomanable impressió que causa el llibre, cal retreure-li el seu excessiu anglocentrisme, ja que la immensa majoria dels capítols están dedicats als Estats Units i la Gran Bretanya. Tan sols hi ha tres episodis que surtin d’aquets paràmetres geogràfics: la Jamaica de Bob Marley i el reggae, la Nigèria de Fela Kuti l’afrobeat -tot i que tots dos també s’expressaven en anglès- i un únic representant de la cançó llatioamericana, el xilè Victor Jara.

33 revoluciones por minuto. Historia de la canción protesta. Dorian Lynskey. Malpaso 2015.

 

Hay un comentario. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. EAR

    Parece interesante. Si que uno al final cuando lee mucho desde un medio/autor americano en algun momento se harta un poco porque parece que el resto del mundo no hubiera existido o fuese algo que simplemente se ignora y esta.
    Veo en la portada tb a Nina Simone:) …aunque creo recordar en what happened miss simone sugerian que fue a raiz de no ponerse freno con la cancion protesta que ya no pudo ponerse freno mas. Su hija me viene a la mente ahora que lo decia.

     
     

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>