Todas íbamos a ser Violeta – Fabiola González “La Chinganera”

07/05/2019 - Diariofolk
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
ChinganeraPortada
Fabiola González
Todas íbamos a ser Violeta
Fondo para el Fomento de la Música Nacional 2014

Una guitarra traspuesta es una guitarra con una afinación distinta a la convencional. Una tradición que se ha transmitido en forma oral por las cantoras campesinas de Chile y que se utiliza en el canto popular de ese país en sus dos vertientes: el Canto a lo Divino (que trata temas de índole religiosa) y el Canto a lo Humano (que abarca motivos más cotidianos o festivos), una división que proviene de la época medieval europea, donde se distinguía el canto a lo sacro y el canto profano.

La chilena Fabiola González es una de las más reconocidas cultoras y difusoras de la guitarra traspuesta, con un trabajo basado en la guitarra de origen campesino y la tradición de la décima espinela y la cueca, pero al mismo tiempo innovando en la guitarra tradicional con nuevos sonidos y armonías que intentan mantener ese arte vivo y vigente.

Aprovechando su paso en estos días por la Argentina ­–donde brindará una serie de talleres y charlas de acercamiento a la música y poética de raíz folclórica de su país, con el auspicio de la Dirección de Asuntos Culturales (DIRAC) del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile­– la poeta, pedagoga, investigadora y compositora está presentando su segundo trabajo discográfico, Todas íbamos a ser Violeta, editado en el 2014.

Iniciadora del movimiento de cantautoras del Nuevo Folclor Chileno y oriunda de una zona rural donde recibió un poderoso influjo cultural desde muy niña, Fabiola (a quien su compatriota Luis Araneda bautizó como “La Chinganera” en alusión a las antiguas cantoras de Chinganas, que animaban las fiestas con un extenso repertorio de cuecas) aborda en esta placa la realidad social de su país con una mirada crítica, reivindica el rol de las mujeres en la música y –a través de diez canciones en su mayoría propias– emprende el rescate de la memoria popular mediante la música de raíz.

“No existe el folclore sin memoria y sin vigencia, por lo tanto, la memoria colectiva es un ejercicio diario para quienes trabajamos en esta línea de la música”, asegura la artista que en su doble labor como pedagoga y compositora ha realizado conciertos, talleres, seminarios y clases magistrales tanto en su país como en Argentina, Perú, Uruguay, México, Cuba y España.

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.