Sandra Rehder, Fulvio Paredes y Alejandro Crimi presentan ‘Caídos del infierno’

16/02/2017 - Diariofolk
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
La cantante argentina regresa este viernes a El Foro de Barcelona con un nuevo espectáculo que transita por el tango, la poesía y la música de raíces folclóricas. Le acompañarán la guitarra y la voz de Fulvio Paredes y las palabras del poeta Alejandro Crimi. Como músico invitado, participará también el bandoneonista Nico Córdova Olivos.
Sandra Rehder por Isabel Camps

Vocalista, poetisa, compositora, Sandra Rehder –una de las mejores voces del tango actual–  vuelve a pasearse por sus territorios más queridos: la música rioplatense, el folclore, la poesía… Y lo hace de la mano de dos compañeros de lujo: Fulvio Paredes, guitarrista de una prodigiosa sensibilidad con el que ha compartido otros proyectos musicales, y Alejandro Crimi, el escritor con el que ha firmado al alimón el libro de poemas En Contra Dos. También contará con Nico Córdova Olivos como músico invitado, imprimiéndole a más de un tema el inconfundible color del bandoneón.

La nueva propuesta de la argentina se titula Caídos del infierno, y además de los poemas de Crimi, reúnirá obras de nombres como Atahualpa Yupanqui, el “Cuchi” Leguizamón, Cátulo Castillo, Aníbal Troilo, Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo, Jaime Dávalos, Cristina Peri RossiOsías Stutman y Gustavo Raúl Aguirre entre otros.

La cita es este viernes en el restaurante El Foro de Barcelona a las 21.00 h si se quiere cenar antes del show o a las 22.00 h para quienes prefieran asistir directamente al concierto.


Caídos del infierno

Viernes 17 de febrero
Restaurante El Foro
C/Princesa, 53 (esq.c/Comercio)
08003 Barcelona
Teléfono: 93 310 10 20
www.restauranteelforo.com
Cena, 21.00 h. Concierto, 22.00 h.
10 euros con reserva previa en prensadeartebcn@gmail.com
12 euros en taquilla

Sandra Rehder: producción y voz
Fulvio Paredes: guitarra y voz
Alejandro Crimi: textos y estornudos
Músico invitado: Nico Córdova Olivos (bandoneó
n)

Toda persona más o menos instruída sabe intuir el orden político que reina en nuestros extremos espirituales. Se sabe muy bien que en el Cielo imperan las restricciones morales, las prohibiciones, infinitas normativas y mucha burocracia. Predomina el color blanco y el celeste pastel. Sus mullidas nubes están habitadas por ángeles, personajes que en vida gozaron de mucha publicidad y espíritus obedientes, que disfrutan jugando a la canasta o al dominó. Unos altavoces divinos emiten sin parar el Canon en D de Johann Pachelbel, a un volumen muy discreto. El uso de benzodiacepinas está generalizado, y cada tanto una voz en off agradece la dicha del amor.
No está mal para relajarse un fin de semana, pero convengamos que pasarse ahí toda la eternidad resultaría un verdadero suplicio.De donde nosotros venimos la cosa es bastante distinta, pero se conoce muy poco debido al lamentable ejercicio de la prensa tendenciosa. Allá hace calor, a nadie se le pide currículum y los colores de moda son siempre el negro y el rojo. Vivimos entre demonios y espíritus curiosos, y se promueve el mestizaje en cualquiera de sus formas o expresiones. No les decimos nada acerca de los pasatiempos favoritos del Infierno para evitar rubores, solo les comentamos que la música y la poesía son actividades centrales.
Sí, de allí venimos. Y como este invierno de aquí está generando temperaturas históricas, decidimos caernos por El Foro para compartir un poco de calor y nuestras pasiones. Porque nada mejor que el Infierno para combatir el invierno.
¿Nuestra propuesta? Es simple. Dejar de lado –aunque sea por un momento– la famosa frase de Jean Paul Satre que dice “El Infierno Son Los Otros”, pasar un buen momento y brindar a discreción.
Alejandro Crimi

Foto: Sandra Rehder por Isabel Camps

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>