El Naán: “Respetar la tradición es precisamente no seguirla estrictamente”

28/01/2020 - Por Diariofolk
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
La danza de las semillas es el tercer disco del grupo. Con él, El Naán coloca el folk ibérico en pleno siglo XXI, en un espectáculo que incorpora elementos teatrales y una importante carga poética y comunicativa, que resulta en una experiencia muy visual y dinámica. Sonidos atávicos, estilos de ida y vuelta, aromas de las civilizaciones que han pasado y dejado su huella en Iberia, son los ingredientes de su propuesta musical, creando un puente con las músicas de raíz de todo el mundo. Tras su presentación en Madrid, charlamos con Carlos Herrero y Héctor Castrillejo, dos de los puntales de este grupo.
El Naan

Pregunta: El Naán no es solamente un grupo de folk ¿Cómo definiríais lo que es El Naán?

Respuesta: La rosa de los vientos es nuestra imagen gráfica, y creo que simboliza a la  perfección nuestro concepto artístico y vital. Es una rueda que posee en su interior todos los rumbos posibles, que se deja influir por todos los vientos y que sirve para adentrase en lo desconocido.
En nuestro universo creativo hay lugar para la poesía, la rapsodia y el videoarte, cuidamos mucho la palabra, lo que se dice y como se dice, todo dentro de un espectáculo musical que busca el rito, la caricia y la catarsis.

Musicalmente nos gusta decir que rastreamos la raíz étnica de la tradición. Las músicas de raíz son nuestra fuerza de de inspiración, especialmente la ibérica, pero hay un hilo de Ariadna que comunica todas esas músicas en el mundo entero y, tirando del hilo, de pronto nos vemos en el África negra, en la América indígena o en el Magreb. El jazz, la world music, o la música tradicional castellana son la cáscara, pero el tuétano es esa pulsión ancestral y universal que nos lleva a la emoción. Nos gusta pensar que seguimos esa tradición, la más antigua de todas, la que nace en las cavernas y que entiende la música como algo sagrado, como rito, como ceremonia colectiva de palabra, alegría, danza y emoción.

Musicalmente nos gusta decir que rastreamos la raíz étnica de la tradición.

Pr: ¿Por qué elegisteis la comarca de El Cerrato y más concretamente el pueblo de Tabanera como centro neurálgico del grupo?

R: Es el pueblo de la familia del poeta del Naan, Hector Castrillejo, y hace unos 10 años los dos decidimos que era un buen rincón lo suficientemente alejado del ruido del asfalto, donde tener una casa de adobe y una huerta. Pero hay que aprender a vivir en un lugar que muere, como dice nuestro amigo campesino y activista Jeromo, “resistir es vencer” por estos pagos.
Sin duda estamos donde queremos estar y el caudal poético de estos paramos que habitamos es enorme y muy desconocido, así que hay inspiración para rato.

El naan 1 (Copiar)

Pr: Háblanos de la Universidad Rural Paulo Freire del Cerrato

R: Cualquiera que tenga una sabiduría puede transmitirla, sería uno de los pilares de las Universidades Rurales. Desde ahí intentamos concienciar de que los conocimientos populares están a la misma altura que los académicos. Se ha ridiculizado la cultura campesina como algo obsoleto y a superar, pero en ese pack que hemos tirado a la basura (la música tradicional está ahí también) hay conocimientos esenciales que no solo son pasado si no también futuro. No idealizamos el pasado, hay muchas cosas felizmente superadas, pero la cultura campesina tiene soluciones para los retos que la humanidad tiene enfrente. La sostenibilidad, la gestión del territorio, los cuidados, las soberanías perdidas…entre ellas lo que hemos llamado la Soberanía de la Alegría. La gestión del ocio, de la música, el encuentro, la danza, lo intangible… todo lo necesario para no ser dependientes y vulnerables en lo más frágil que poseemos y evitar que nos roben (además de los recursos) el alma.

Desde esa perspectiva la Universidad Rural propone cursos para la recuperación de las soberanías perdidas; plantas medicinales, artesanías textiles, folclore, etc.

La cultura campesina tiene soluciones para los retos que la humanidad tiene enfrente.

Pr: Vuestros dos últimos discos han tenido un reconocimiento importante incluso fuera de nuestras fronteras. ¿en que han consistido esos reconocimientos?

R: Bueno… nuestro segundo disco “Código de Barros” fue distribuido internacionalmente por el sello ingles ARC MUSIC, que es una de las principales referencias mundiales en la world music y el folk desde 1976. Gracias a eso estuvimos girando por Europa, tocamos en la BBC, una experiencia muy interesante. Y “La danza de la semillas” ha sido declarado mejor disco europeo de 2018 y 4º del top 100 mundial por la Transglobal World Music Chart, que está formada por más de 50 críticos musicales de todo el mundo. Vivimos esto con cierta distancia y escepticismo pero con alegría porque estos reconocimientos ayudan a funcionar a un proyecto y sobre todo con mucho orgullo porque El Naán es un proyecto nacido de la honestidad y la verdad, con canciones maceradas a fuego lento desde un pequeño rincón del mundo rural y es emocionante que algo así tenga esa repercusión, es un orgullo que demuestra que no solo la música enlatada o las producciones industriales de fast music se mueven por ahí fuera… que aún hay esperanza.

Pr:¿Se han traducido en mayor conocimiento del grupo en nuestro país?

R: Pues creo que en parte para lo que sirven los premios es para que te valoren en tu tierra, y mira que la nuestra es recia donde las haya.

También creo que poco a poco El Naán va creando una identidad artística y un discurso propio, que le hace destacar y ser muy querido, al menos eso nos llega en los directos y en el día a día. Eso no quita para decir que ninguno de los integrantes vivimos de El Naán al 100%, la nuestra sigue siendo una música minoritaria de espaldas a la industria.

Creo que en parte para lo que sirven los premios es para que te valoren en tu tierra, y mira que la nuestra es recia donde las haya.

Pr: El barro, las semillas, la música… Cada uno de vuestros discos trata de un tema, explícanos que es lo que intenta comunicar cada uno de ellos 

R: El primero, “De Babel a Ítaca”, fue una explosión de creatividad sin ninguna autocensura. En ese tiempo estábamos Adal Pumarabin a las percusiones, Héctor Castrillejo a la rapsodia y el videoarte y Carlos Herrero con voces, cuerdas y una loop station. Nos fuimos a viajar por Europa y a Irlanda a tocar en varios festivales y sobretodo en la calle, tocando y grabando a músicos callejeros de gran calidad que fueron la base creativa del disco. A la vuelta, como vivíamos juntos, grabamos en la bodega de la casa, por donde pasaron un montón de amigos, algunos de los cuales se sumaron a la banda. Es un disco iniciático y refleja muy bien lo que el título plantea, la llegada a casa, a la raíz, del caos, la mezcla, el viaje  al hogar y la tradición propia. La estructura del disco tiene la forma de la Odisea homérica, aparecen las sirenas, los cíclopes, el Hades… y la llegada a Ítaca.
En “Código de Barros”, se refleja nuestra inmersión en lo rural, y por todas partes asoma la desolación de la despoblación, con su belleza y su decadencia. Fue un disco de sonido austero y seco, como nuestros paisajes. Todos los discos tienen una idea-fuerza, una metáfora que los atraviesa En este caso es el barro, la tierra, las ruinas que se consumen a sí mismas arrasadas por la lluvia y el viento, que desaparecen, como desaparecen las personas en nuestros pueblos.
“La Danza de las Semillas”, es atravesada por la metáfora de la semilla como un mundo latente y silencioso con la asombrosa capacidad de explosionar  y crear otros mundos. Un poder enorme contenido en algo aparentemente pequeño. Y sobretodo contiene dos heridas, que son la inmigración clandestina y la memoria histórica, dos temas de los que queríamos hablar con cuidado y profundidad. Pero también se hablaba de las soberanías campesinas y de las semillas autóctonas. Es en este tercer disco que se consolida nuestra sonoridad Afroiberica, y grabarlo en directo en el estudio, le dio mucha vitalidad.

La Danza de las Semillas contiene dos heridas, que son la inmigración clandestina y la memoria histórica.

 

Pr:¿Como conjuga El Naán la tradición y la vanguardia en sus espectáculos y en sus discos?

R: La verdad es que sentimos un gran respeto por el legado de la música tradicional, y lo recibimos como un inmenso regalo, pero tampoco la adoramos como a una deidad. Somos creadores no recopiladores.

Nuestro trabajo no es conservar, para eso ya hay gente que lo hace estupendamente y aunque lamentablemente están poco reconocidos, sin ellos los que venimos detrás no tendríamos de donde beber. Seguramente ambos somos necesarios para que la cultura popular siga viva. Un día el gran Maestro Joaquín Díaz nos contó la diferencia que había en la Grecia clásica entre la Poesía Rapsódica y la Aédica. Es decir, la que repetía los versos tradicionales y la que componía temas y estilos nuevos. Ya en pleno siglo de Pericles existía una gran controversia ante estas dos maneras de acercarse al arte y esa controversia continua en el siglo XXI. Nuestra intuición nos lleva hacia la segunda. Visto de esta manera respetar la tradición es precisamente no seguirla estrictamente. Es decir, variarla, introducir modos nuevos, matices o incluso saltos dramáticos.El-Naan-la-danza-de-las-semillas-MEN92

Por eso no nos cansamos de repetir que El Náan no hace música tradicional. Ni queremos ni sabemos. Pero son necesarios ambos mundos; Rapsodas y Aedas, lo uno sin lo otro, lo otro sin lo uno, llega a vía muerta.  Sin duda es preciso conocer para atreverse a meter mano a algo tan valioso, con respeto y responsabilidad. Desde la humildad tratamos de aprender cada día de los que saben, pero estamos muy lejos de dominar ese lenguaje musical tradicional como los que dedican su vida a ello. Sin embargo, reivindicamos el derecho de usar ese patrimonio, que es también el nuestro. Por eso nos gusta crear textos nuevos que nos conecten con nuestra realidad actual y palpitante, aunque tratamos de inspirarnos en ese maravilloso estilo popular que proviene de la tradición oral, y por eso utilizamos, si es necesario, guitarras eléctricas y pedaleras, o proyecciones  que no son otra cosa que la luz de la hoguera haciendo que cobren vida los dibujos de la pared,  lenguajes modernos para que el rito antiguo y arcano de la música y el relato se perpetúe.

Estamos muy lejos de dominar el lenguaje musical tradicional como los que dedican su vida a ello. Sin embargo, reivindicamos el derecho de usar ese patrimonio, que es también el nuestro.

Pr: Vuestras canciones son composiciones propias, pero muchas de ellas suenan como si hubieran sido recogidas de la tradición

R: De eso se trata y ese es el reto del artista, pellizcar en el tuétano de la emoción. Siempre nos preguntamos por qué ciertos poemas y melodías han sobrevivido al paso del tiempo.

¿Por qué? Pues porque emocionan, y por eso nadie se acuerda de la canción del verano de hace cinco años pese a que la escuchamos machaconamente miles de veces, y por eso en la bodega seguimos cantando La Cigüeña de Agapito, aunque no salga en la tele. Al final todo se reduce a hacer cosas con alma, y no es fácil en estos días.

El Naan 2 (Copiar)

Pr:¿Habéis encontrado en el micromecenazgo la única forma de financiar vuestros proyectos?

R: Pues a día de hoy si, es la gente la que sustenta proyectos artísticos como el nuestro. Porque en Castilla para nuestras instituciones somos invisibles, y para algunos a veces incómodos. Pero nuestra fuerza está en la red de gentes y colectivos que nos rodean, a todos ellos les damos mil veces las gracias por creer que otro mundo y otra cultura es posible.

Pr:¿Qué vais a ofrecer en vuestros próximos conciertos? ¿Podremos escuchar temas nuevos para próximos proyectos?

R: Estamos trabajando algunos temas nuevos y muchas novedades en nuestros conciertos. Hemos introducido nuevos instrumentos y sonoridades. Es un lujo poder probar a fuego real para llevarlos a la grabación del próximo disco con el palpito real. En el concierto de Madrid en la Galileo el pasado día 10 ya probamos algunas cosas que nos gustaron mucho y lo seguiremos haciendo.

Etiquetas:
 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.