Niño de Elche: un grano en el culo de los puristas

06/03/2018 - Carlos Monje
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Niño de elche - 5/03/2018
Teatro Lope de Vega, Madrid
Francisco Contreras, Niño de Elche, hace el mejor flamenco actual, ama el flamenco y conoce las raíces y a los grandes del cante jondo, para con todo ello exprimir el género. Los puristas ponen el grito en el cielo cada vez que edita un disco, hace un concierto o le entrevistan en algún osado programa nocturno, pero lo cierto es que el cantaor es un gran amante del flamenco tradicional, al que disecciona, descompone, saca las entrañas y lo devuelve envuelto en otro cuerpo, como un Frankestein del compás.
niño elche

El pasado 5 de marzo presentó su nuevo disco, Antología del cante flamenco heterodoxo, en triple LP (en CD también se vende, aunque a estas alturas el desprestigio de este formato es tal que ni se menciona) con 27 canciones, que el cantaor confesaba no haber escuchado entero todavía. Junto a él, dos músicos que complementan y sostienen su propuesta: Raúl Cantizano a las guitarras y percusiones, y Susana Hernández con la electrónica.

Nada más aparecer en escena, el cantaor descolocó al público que llenaba el Teatro Lope de Vega de Madrid, cambiándose de ropa en el mismo escenario para ponerse un traje “de etiqueta”, la única que fuimos capaces de poner a su espectáculo, imposible de clasificar pero que nos cautivó de principio a fin. Luego, tras un comienzo musical multilingüe, nos explicó que él canta ese flamenco del que, de manera aberrante, la Junta de Andalucía se ha querido adueñar para hacerlo patrimonio propio. Y flamenco escuchamos, entre efectos vocales, electrónicos y ruidos -como en esas Seguiriyas del silogismo cantadas en latín-, y referencias constantes al cante tradicional. Entre ellas, “cantos urbanos de labor” recogidos de cancioneros que cantara Joaquín Díaz, donde Contreras superpone su propia voz a las grabaciones antiguas, con efectos electrónicos y una guitarra rasgada con arco de violín. Y más flamenco, con una emocionante y desconcertante triada de Lorca, entre aullidos hilarantes, en una primera canción de cuna que bebe tanto del poeta como de Robert Crumb, seguida de exhortaciones a Tim Buckley y a Shostakóvich.

Desconcertante es también Niño de Elche cuando ofrece su lado más cañí y deja fuera de combate a su público más alternativo con pasodobles entre luces rojigualdas, o esa bomba gitana final firmada por Lola Flores.

El concierto se cerró con una merecida gran ovación. Ya lo dijo el artista, “da gusto ver que sois más frikis que yo”.

Etiquetas:
 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>