Florencia Dávalos: digna heredera de un valioso legado

16/03/2018 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Florencia Dávalos - 10/03/2018
Café Vinilo, Buenos Aires
Luego de la buena repercusión obtenida con su trabajo ‘Memoria de la semilla’, la cantante presentó su espectáculo ‘Confluencias’, donde repasó algunos clásicos y anticipó temas de su próximo disco.
Florencia Dávalos OK

Bajo las luces del Café Vinilo, Florencia Dávalos inicia su espectáculo con Drume negrita, el clásico cubano. Canta y la voz le fluye naturalmente, como el agua de un manantial. Fresca, cristalina, serena. Su sonrisa franca no abandona su rostro ni por un momento, como si cantar no le costara ningún esfuerzo.

Cuando aún no se han acallado los ecos de la repercusión que logró su primer trabajo discográfico en plan solista, Memoria de la semilla (2012), la cantante de Zárate, provincia de Buenos Aires, eligió este escenario para anticipar algunos de los temas de su próximo disco que será –como pudo comprobarse a lo largo de la noche– un recorrido por la memoria musical de Latinoamérica a través de las compositoras, poetas y cantoras que la acompañaron desde su infancia. Así, por ejemplo, Violeta Parra se hace presente a poco de andar, con la bellísima La jardinera, prologada por Florencia con las no menos bellas estrofas del inolvidable poema que le dedicara a la chilena su hermano, el recientemente fallecido Nicanor Parra: “Dulce vecina de la verde selva/ Huésped eterno del abril florido/ Grande enemiga de la zarzamora”. Y más adelante llegarán las evocaciones a Chabuca Granda, con Cardo o ceniza; a Cecilia Todd, con la simpática La embarazada del viento y Tonada del cabrestero; y a Leda Valladares, con una de sus valiosas recopilaciones que la cantante interpretará acompañada sólo por su caja, en uno de los momentos más conmovedores del concierto.

Vidala de Chilecito; Chacarera santiagueña, con su peculiar acentuación; Sólo por miedo; Cantora de Yala, de la inefable dupla Leguizamón y Castilla; A don Rosa Toledo, de Ramón Navarro y la más reciente Laurel, de Jorge Marziali y Juan Falú; entre otras canciones, fueron completando un repertorio que valoriza tanto la melodía como la poesía y donde casi siempre se desliza lo femenino.

Florencia Dávalos02

Un párrafo destacado merecen los notables músicos que la acompañan alternándose sobre el escenario a lo largo de la noche. Tanto los que la secundan habitualmente –­Pepe Luna a la guitarra y Mario Gusso en la percusión­– como los invitados. Matías Martino y Lilián Saba reconfirmaron su bien ganado prestigio al piano; Georgina Hassan aportó su voz y su cuatro para dar vida a un dúo muy bien ensamblado; y el eximio guitarrista Sergio Zabala se sumó a Florencia en otro dúo, para protagonizar otro de los momentos emotivos de la noche: juntos interpretaron Río de Tigres, esa declaración de amor profundo que el padre de la cantante dedicó a su segunda esposa, María Rosa Poggi, a quien apodaba cariñosamente “Musi”, con partitura de su inseparable socio en la composición, Eduardo Falú. A esta altura es inevitable mencionar –para quien aún no lo sepa– que Florencia es hija de Jaime Dávalos (Salta, 1921-Buenos Aires, 1981), el poeta, músico e incansable recopilador de coplas que reinventó en buena medida el folclore argentino, abandonando su inveterado pintoresquismo para engalanarlo con versos como “padre río, tus escamas de oro vivo” (Canción del Jangadero) y otros de similar vuelo poético.

Aunque Florencia se abra en esta etapa a nuevos caminos, el legado familiar sigue siendo fuerte, ineludible. Como ya lo hiciera en Memoria de la semilla, la intérprete continúa invitando a descubrir o redescubrir la obra de su padre. Para ello se valdrá en este concierto de dos de sus obras: Orillas del Xibi Xibi y la hermosa y emblemática Las golondrinas.

Navegando entre poemas y canciones, Florencia Dávalos volvió a mostrarse como una vocalista a la que podríamos calificar como impecable, pero siempre encuadrada en un repertorio tradicional. Ya consolidada como intérprete, es de esperar que se anime a aventurarse por nuevos caminos. Condiciones le sobran.

Fotografías: Fernando Marinelli

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>