Diego El Cigala: cantor y cantaor

25/04/2016 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Diego EL Cigala - 17-04-2016
Teatro Coliseo, Buenos Aires
Diego El Cigala cerró su gira por la Argentina reafirmando el idilio que mantiene con el público local, que lo obligó a agregar una segunda fecha en Buenos Aires.
El Cigala retrato by Jordi Socias

Ni siquiera el tremebundo resfriado que debe haberle provocado un otoño porteño excepcionalmente lluvioso y desapacible fue capaz de doblegar la poderosa voz de Diego El Cigala en su última presentación en el Teatro Coliseo.

Mucho líquido y un buen manejo técnico de las cuerdas vocales lo ayudaron a transitar la noche sin mayores sobresaltos que algunas toses entre canción y canción. Pero lo que más lo ayudó, sin dudas, es esa tremenda fuerza interior que lo anima y que convierte cada interpretación suya en un acto de total entrega, en un puente de comunicación íntima con la audiencia.

Para presentar este, su actual espectáculo, El Cigala eligió un formato de piano y voz, eficazmente probado desde aquellos inolvidables encuentros con Bebo Valdés y más tarde con Chucho Valdés y Caramelo de Cuba. Pero esta vez lo hizo acompañado por Jaime Calabuch, Jumitus, un gitano del barcelonés barrio de Gracia, quien le acompaña al piano desde el año 2005.

Como lo viene haciendo desde hace un tiempo, el cantor madrileño apostó por un repertorio de canciones bien conocidas, más internacionales, que lejos de lo que podría suponerse, no lo alejan del flamenco, sino que acercan las canciones a ese género, dotándolas de un sentimiento y una profundidad inéditos. Así sucedió desde el arranque mismo del concierto, con una prolongada y espléndida introducción del piano de Jumitus que daría paso a Te quiero, te quiero, el inolvidable hit de Augusto Algueró inmortalizado por Nino Bravo. Y continuó siendo de la misma manera con varios temas que, habiéndose popularizado por otros intérpretes, adquieren una nueva dimensión emotiva en la voz desgarrada y el decir flamenco de El Cigala: Corazón loco, Tú eres mi amigo del alma, Adoro, Vete de mí o Inolvidable, que dedicó con voz quebrada al recuerdo de su compañera.

El Cigala sabe decir como pocos esas canciones que hablan de corazones desgarrados, de soledad y de dolor. Y hasta es capaz de otorgarles una nueva vida a canciones que, de tanto escucharlas, ya casi no les prestábamos atención.

No faltó por supuesto el inevitable momento del flamenco, un género al que los argentinos resultan tan afectos, tal vez –se nos ocurre- porque su sentimiento se emparenta con el del tango, con homenajes a García Lorca y Camarón de la Isla. Ni tampoco la música local de raíz folklórica, que se hizo presente con una conmovedora versión de Garganta con arena (esa magnífica pintura que hizo Cacho Castaña del Polaco Goyeneche, que al madrileño le calza como un traje a la medida) y la emotiva Canción de las simples cosas, de Tejada Gómez y César Isella, enmarcadas por afectuosas palabras del artista hacia los argentinos.

En un concierto que el cantaor dedicó “a los que ya no están y a los que siempre estarán”, la mayor ovación del público, como era de esperar, fue para Lágrimas negras, su tema más emblemático. Y hacia el final llegó La bien pagá para cerrar una noche que, podía palparse, dejó a todos satisfechos.

Un párrafo aparte merece Jaime Calabuch, un pianista con alma latina y un envidiable tumbao cubano, que sabe aprovechar los espacios que le deja la voz de su compañero con improvisaciones que rozan por momentos lo sublime y arrancan eufóricos aplausos en la sala. Tal vez por no ser tan conocido en la Argentina, su nombre no fue mencionado en la publicidad de estos conciertos. Cuando vuelvan por estas tierras (ojalá sea pronto), debería figurar en los anuncios junto al de El Cigala en el mismo tamaño de tipografía.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.