Demanda Folk, que la sierra baile… jotas

06/08/2019 - José An. Montero
Vota
Comentarios: 1
Imprimir
Varios - 3/08/2019
Demanda Folk, Tolbaños de Arriba, Burgos.
Este pasado fin de semana en Tolbaños de Arriba (Burgos), la decimotercera edición del Demanda Folk celebró junto al Nuevo Mester de Juglaría su cincuenta aniversario en los escenarios.
Ialma, durante la actuación de Gaizca Project

Fotos de María Ramos

Qué grande es el Demanda Folk. A la espera de los datos oficiales de asistentes, la impresión general es que se superaron ampliamente los seis mil asistentes previstos. Lo cual no es un número pequeño si estamos hablando de que son cincuenta y seis los tolbañeses de arriba censados y de que este festival se apoya fundamentalmente en la colaboración de los jóvenes voluntarios de la zona, que como cada año repartieron simpatía y buen rollo a todos los asistentes.

Tras trece ediciones, el Demanda Folk convierte cada año la Sierra de la Demanda burgalesa en uno de los festivales de referencia de la música tradicional y ampliando cada año su oferta de actividades, talleres, maridajes culinarios, artesanía o puestos de comida tradicional. Este año, como novedad, ha contado por primera vez con una sección dedicada al Land Art con la participación del colectivo artístico Pigmento.

Aspecto del recinto del Demanda Folk durante la actuación de Entavía

Aspecto del recinto del Demanda Folk durante la actuación de Entavía

En la parte musical, el festival arrancó el viernes con la actuación del histórico grupo Yesca en la iglesia de Tolbaños, a continuación la de Salón Bombé en la plaza del pueblo y se cerró con Obal el domingo por la mañana. Entre ellos, la jornada central del sábado por la tarde en la que participaron La Tolba, el Nuevo Mester de Juglaría, Entavía, Gaizca Projet y Los Niños de los Ojos Rojos. Cinco conciertos irregulares en los que, como nunca antes en el Demanda, hubo un claro cabeza de cartel.

Todavía con el sol pegando sobre el escenario del Demanda Folk el coro La Tolba, bajo la dirección del querido Antonio Almaraz, se encargó de dar la bienvenida al festival con todos los honores y todo el cariño del mundo. Este año nos regalaron un repertorio cantado cada vez por más asistentes y varias novedades, entre ellas un homenaje al Nuevo Mester de Juglaría, que puso ya el primer momento de emoción de la jornada.

Niños en primera fila del concierto del Nuevo Mester

Niños en primera fila del concierto del Nuevo Mester

Con una puntualidad exquisita, como a lo largo de toda la jornada, a las ocho menos cuarto, el Nuevo Mester de Juglaría regresó siete años después al Demanda Folk a celebrar su cincuenta aniversario. Un hecho peculiar, pues una de las señas de identidad de este festival es que los grupos no repiten. En aquel 2012 tuvo compañeros de cartel a Luar na Lubre. Desde entonces hasta ahora, como recordó desde el escenario Fernando Ortiz, el Demanda ha crecido mucho, tanto que a la hora de su actuación el campo de fútbol estaba casi lleno de público.

El Nuevo Mester demostraron por qué llevan cincuenta años, más de dos mil actuaciones y veintiocho discos a la espalda. Siguen siendo la referencia de la música tradicional castellana e hicieron bailar jotas al festival entero y a la sierra de la Demanda de punta a punta si se lo hubieran propuesto. Una hora y cuarto de concierto intenso, trepidante en el que, aunque los años se van notando, el público empuja con ganas, cantando y bailando. Nadie va a descubrir ahora lo que son capaces de hacer el Nuevo Mester en un escenario, pero en el Demanda lo volvieron a demostrar. Referencias sociales y actuales en su momento justo. Sin caer en el slogan fácil hubo momento para hablar de la cancelación del concierto de Luis Pastor, citando en sus letras al Papa Francisco o convertir el tradicional “Canto de Segadores” en algo tan actual que a más de uno le asomó una lágrima de rabia. Grandes, muy grandes. Tras la habitual Jota del Mester, tuvieron que salir al escenario de nuevo al grito de “O salen o al pilón”. Bravo por el Mester.

 

EntavíaEntavía durante la interpretación de “Leyenda del Lago de Sanabria” 

Tras ellos, llegó el turno de Entavía, al que había muchas ganas de ver en directo, pues su disco “Raíces Con Alas”, ha sido una de propuestas más interesantes de los últimos tiempos. Con la rota y aflamencada voz de Cele Hernández y unas certeras y sustanciosas entradas de Emilio Cordero “Michu” dejaron la sensación de que estamos ante un grupo con mucho recorrido. Una propuesta sincera, directa, por momentos canalla, pero también sentida y cargada de razones que tuvo momentos de gran belleza como la versión de “La bien pagá” o la espeluznante “Hez del Lago de Sanabria” que puso el nudo en la garganta.

A continuación, Gaizca Project, una propuesta conjunta de Ialma, Iñaki Plaza y Manu Sabaté al que habrá que dar una segunda oportunidad porque los componentes lo merecen. El nombre del proyecto, está entre el acrónimo y el manifiesto, Ga de Galicia, Ca de Catalunya y Gaizca de Salvador en euskera. Los ingredientes son buenos, la propuesta tiene su punto de originalidad, pero no dejaron de ser tres propuestas distintas sobre el escenario. Momentos mejorables como el arranque de jota en homenaje al Mester que dejó al público con el paso lanzado y sin música que seguir o un bis cuando ya habían puesto la música y la gente iba en busca de las sopas de ajo. Lo mejor, cuando un improvisado txalapartari se sumó y los ocho componentes del grupo se mostraron generosos con el invitado. En ese momento y al final de la última pieza “Alegría y libertad” compactaron para dejarse llevar por la música, algo en lo que Ialma, Iñaki Plaza y Manu Sabaté cumplen más que solventemente.

Los niños de los ojos rojos durante su actuación en el Demanda Folk

Los niños de los ojos rojos durante su actuación en el Demanda Folk 

El fin de fiesta lo pusieron Los Niños de los Ojos Rojos, siempre cañeros y potentes, pero ahí el público ya era otro y lo que menos importaba ya era la música. Justo en ese punto de equilibrio entre el crecimiento y cómo mantener el espíritu inicial es donde más complicado lo tendrá en el futuro el Demanda para no perder en el crecimiento necesario su esencia de festival integrador y de buen rollo. También es cierto que en su década larga de existencia mucho ha cambiado también en el folk. Muchas cosas para bien.

Hay un comentario. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. Pingback: Demanda Folk, que la sierra baile… jotas - en Nueva Tribuna y Diario Folk - Espacies

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.