De nostalgias y esperanzas

11/04/2015 - Sergio Zeni
Vota
Comentarios: 1
Imprimir
Proyecto Afluentes - 01-04-2015
Wine Culture Center. Barcelona
Con una personalidad propia, actual y genuina, Proyecto Afluentes –el grupo que conforman Sandra Rehder, Fulvio Paredes y Álvaro Pérez¬ lleva al Wine Culture Center de Barcelona su rica visión de la música rioplatense.
Sandra Rehdel

El encuentro arranca con El corazón al Sur, una canción bandera de ese territorio sin banderas que es Afluentes. El tango de Eladia Blázquez suena a declaración de principios, de identidades, de estados de ánimo. Con esa voz que clava una verdad en la noche. Con ese original, esperanzador, aire de candombe que le imprime el trío.

Cada una de las diferentes agrupaciones de la cantante, poetisa y compositora Sandra Rehder tiene su perfil, sus rasgos propios. Comparada con sus otras formaciones, podríamos decir que esta es la que –sin dejar de lado el tango ni el compromiso con la poesía que la caracterizan– más se abre a la diversidad, la que vuela en un clima más ligero, la que más rasgos originales enseña.

Ese acento candombero que mira al Sur introduce una luminosidad inédita en versos salpicados de melancolía. El tambor piano de Álvaro Pérez opera una función sanadora sobre la letra. Los ritmos negros parecen haberlo sabido mucho antes de que lo escribiera Eduardo Galeano: “La nostalgia es buena, pero la esperanza es mejor”.

El mismo efecto se produce en otras páginas visitadas por Afluentes, como la chamarrita Pa’l que se va de Alfredo Zitarroza, interpretada más adelante, o la célebre Volver, esta vez no incluida en el repertorio. La nostalgia esta ahí, pero también la defensa de la alegría como algo inevitable, tal como aseveraba otro uruguayo, Mario Benedetti.

Pero la formación no abusa de este tratamiento rítmico y ahí está, por ejemplo, un bloque de tres tangazos al comienzo de la segunda parte del concierto, piezas en las que la Rehder, a solas con la guitarra, se crece y las emociones se disparan. Nada (“cuánta nieve hay en mi alma / qué silencio hay en tu puerta”); Una canción (“y es loco vendaval / el viento de tu voz / que silba la tortura del final”) y Rubí (“yo viviré en tu idea / y tú en mi corazón”). Entre tanto amor herido, unos breves poemas de Ferrán Fernández actúan como válvulas de escape con su humor certero.

Las cuerdas de Fulvio Paredes son un prodigio de creatividad y equilibrio. Brillan, solean, aglutinan, arriesgan, emocionan. Sin pirotecnias de hueco virtuosismo. Sin notas de más. Sin una filigrana altisonante que pise la voz de la cantante. A veces más tangueras, otras más clásicas, con guiños al jazz o a diferentes raíces folclóricas, pero siempre frescas y vitales.

La nostalgia, esa melancólica fidelidad a lo ausente, va transformándose en belleza a través de un recorrido que incluye excelentes versiones de La Añera, zamba de Atahualpa Yupanqui y Nabor Córdoba; el clásico bolero Cómo fue, del cubano Ernesto Duarte Brito; Te abracé en la noche de Fernando Cabrera; composiciones del grupo como Para cantarle al olvido, La casa nueva, Para Julia o Ya no me querís; poemas de Cortázar, Octavio Paz, Alfonsina Storni, Yupanqui y de la propia Rehder (demoledor su Prosa 13 con la percusión de Álvaro Pérez).

Sobre el final vuelve el candombe con Ayer te vi, de Rubén Rada. Y el bis nos regala Solo se trata de vivir, de Litto Nebbia, cerrando una actuación redonda que tuvo su perfecto contrapunto en el ambiente de el Wine con la cercanía que dan sus mesas y en un público fiel, cálido, cómplice. Uno de esos pequeños grandes conciertos que de vez en cuando nos brinda la ciudad y que al día siguiente no aparecen en los medios masivos. Secreto privilegio que se llevan en el pecho quienes ahora apuran la última copa de vino y se pierden en la noche, quizás con los versos de la última canción, “inventando una esperanza / para volver a vivir”.

Proyecto Afluentes
Sandra Rehder (voz), Fulvio Paredes (guitarra) y Álvaro Pérez (tambor piano, udu, cajón y accesorios). Músico invitado: Eduardo Corajoría (redoblante)

Foto: Sandra Rehder por Isabel Camps.

Hay un comentario. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. Fernando

    Con tan precisa descripción dan ganas de haber estado allí.

     
     

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>