Ana Alcaide, las leyendas que viven en la música

27/06/2015 - Estera Jaros
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Ana Alcaide - 6/06/2015
Sala Galileo Galilei (Madrid)
En su último encuentro con el público en la sala Galileo Galilei, Ana Alcaide, artista prominente de la escena folk española, nos acercó al pasado de la ciudad de Toledo contando sus historias y leyendas incorporadas en canciones cautivadoras.
Ana Alcaide en Galileo

Como siempre, aparte de su voz perfectamente afinada, la artista se acompañó por la nyckelharpa, un instrumento medieval de origen sueco cuyo sonido transmite perfectamente las historias del pueblo judeo-español.

Ana Alcaide estrenó en Madrid su nueva formación, después de haber ampliado su trío con las flautas y clarinete del extraordinario Bruno Duque. De la mano del flautista español, el guitarrista alemán Rainer Seiferth, el percusionista neoyorquino Bill Cooley y la maravillosa líder del grupo, escuchamos los temas de sus dos últimos álbumes, Como la luna y el sol y La cantiga del fuego, en versión para el cuarteto. Sonó El pozo amargo, Pasacalles sefardí con percusiones pronunciadas, la canción de bodas Ay que casas!, Luna sefardita -un tema que cuenta la triste leyenda de las llaves de Toledo guardadas por los sefardíes expulsados de España-, así como las piezas que dan título a los dos discos: La cantiga de fuego y Como la luna y el sol.

No faltó la vivaz Seguidillas castellanas, de su primer disco Viola de teclas, que integra el ritmo tradicional sueco de la polska. Otras piezas interpretadas por primera vez en directo fueron Era oscuro, un tema tradicional sefardí con arreglos de la artista, y un tema de su próximo disco, La esposa selkie, sobre una mujer-foca robada de su piel por un pescador y forzada a casarse con él. Después de escuchar esta historia perturbadora, interpretada con tanta emoción y belleza, estamos aún más pendientes del estreno de este nuevo disco.

El concierto, en el que abundaron tanto los instrumentos como las melodías originales, contagiaba un sentimiento especial, despertando la emotividad con los pueblos antiguos, con sus anhelos y tragedias reflejados en las leyendas inquietantes rescatadas por Ana Alcaide. La variedad de percusiones únicas y la sonoridad emocionante de la nyckelharpa arropada por vientos y cuerdas formaron una mezcla fascinante, una totalidad de sonidos capaz de conmover a cada espectador.

Ana Alcaide: voz, nyckelharpas
Rainer Seiferth: guitarra, buzuki
Bill Cooley: laúd, santur, salterio, percusiones
Bruno Duque: clarinete, flautas

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.