Pa’que trabaje el grandote – Sergio Rivas

05/04/2015 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Sergio Rivas
Sergio Rivas
Pa’que trabaje el grandote
BlueArt Records 2012
Valoración: 4/5

¿Qué sucede cuando un instrumento tradicionalmente relegado a un segundo plano en una formación decide rebelarse y asumir de pronto un rol protagónico?

En el caso de Sergio Rivas, el resultado ha sido una grata sorpresa. Que este contrabajista, compositor y arreglista haya decidido grabar una recopilación de quince obras escritas para este instrumento como solista en el tango no solo confirma que el contrabajo –al aportar el sustento armónico y rítmico en una formación– es el motor vital de una interpretación, sino que, además, posee una voz propia que tiene mucho que decir.

Al plasmar Pa’que trabaje el grandote, su primer CD como solista, Rivas realizó un minucioso trabajo de investigación. Y comenzó descubriendo que allá por los años 1916, 1917, la mayoría de las orquestas que actuaban en Buenos Aires no incluían contrabajo, sino guitarra. Pero cuando Francisco Canaro y Norberto Firpo le dieron forma definitiva a la orquesta típica y sumaron al piano, muchos guitarristas se quedaron sin trabajo. Algunos de ellos, para sobrevivir, terminaron siendo contrabajistas. El caso más emblemático es el de Leopoldo Thompson, que no casualmente inicia el recorrido cronológico del disco a través de tres de sus composiciones. Thompson sentó las bases de la pulsión rítmica del tango, proveniente de la influencia de la negritud y de los ritmos del candombe. Fue el creador de los golpes llamados canyengues, término que se usaba para denominar al estilo de tango que se bailaba en los suburbios, opuesto al tango “de salón”; pero que en el argot musical se refiere a golpear sobre el encordado, un recurso que en su forma original llegó a utilizarse hasta composiciones como La yumba, de Osvaldo Pugliese.

De allí en adelante, Rivas continúa con el derrotero histórico del contrabajo en el tango sacando a la luz obras inéditas, revisitando partituras tradicionales y recuperando otras que se hallaban perdidas, que ejecuta en formato de dúos donde alternan Armando De la Vega en guitarra acústica, Horacio Romo y Fernando Taborda en bandoneón, Natalia González Figueroa y Oscar De Elía en piano. Todos excelentes músicos que, sin competir con la voz grave y profunda del contrabajo de Rivas, contribuyen a lograr momentos de rara belleza, no exentos de nostalgia y esa dulce melancolía tan propias del tango.

Pa’que trabaje el grandote (título que homenajea a una milonga con obligato de contrabajo de Argentino Galván, anticipatoria de la célebre Contrabajeando de Troilo y Piazolla) constituye un auspicioso debut como solista de un músico al que se conoce mayormente por su participación en las agrupaciones de Rodolfo Mederos, pero que –como un iceberg– oculta bajo lo visible un frondoso curriculum. Basta consignar que, luego de graduarse como Profesor Nacional de música en la especialidad Contrabajo, se perfeccionó en la Guildhall School Music and Drama de Londres con el solista de la London Symphony Thomas Martin. Que integró diversas orquestas, entre ellas la Estable del Teatro Colón y la Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto. Que ha participado en los trabajos de artistas como SerratLeón GiecoAdriana Varela,  Gustavo CeratiTeresa ParodiMaría Volonté o Daniel Barenboim. O que fue convocado por Chano Domínguez para su presentación en Buenos Aires junto a la cantante Martirio.

Con Pa’que trabaje el grandote, Sergio Rivas consigue llevar al primer plano al corazón rítmico de la música porteña. Y les regala a los amantes de esta música un disco imprescindible. Tan imprescindible como el contrabajo en una orquesta de tango.

Tren de farra (Leopoldo Thompson)
Pierna… ‘e palo (Leopoldo Thompson)
Mano brava (Leopoldo Thompson)
Negligee (Vicente Sciarreta)
Contrabajeando (Troilo – Piazzola)
Tangueando en el contrabajo (Ahumada – Del Bagno)
Kicho (Astor Piazzola)
Bajo romántico (Murtagh – Libertella)
Poema en gris (Horacio Cabarcos)
Contrabajíssimo (Piazzola) fragmento
Que nunca falte (Omar Valente)
Romance de orquesta (Horacio Cabarcos)
Caminando (Rodolfo Mederos)
Porteño (Osvaldo Requena)
De tal palo (Leopoldo Federico)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>