Leaving Eden – Carolina Chocolate Drops

26/07/2012 - Tocho
Vota
Comentarios: 0 Imprimir
carolina-chocolate-drops-leaving-eden
Carolina Chocolate Drops
Leaving Eden
Nonesuch Records 2012
Valoración: 5/5

Como con cualquier etiqueta musical, con la etiqueta “folk” tengo muchas dificultades en saber lo que es, y más en los tiempos actuales en los que la industria del disco y del espectáculo engulle todo lo que es susceptible de ser comercializado. Por eso lo “folk” se está redefiniendo constantemente y los rasgos de la música folk contemporánea deben ser descritos de una manera muy diferente a la de hace 60 años. De hecho creo que el término se aplicaba a la música popular norteamericana tradicional, de transmisión oral, pero en los años 60 el término “folk” empezó a utilizarse con menos exclusividad y finalmente hoy se aplica a la producción musical de cualquier cultura y lugar geográfico que esencialmente esté vinculada con su música tradicional propia. Una anécdota relacionada con el concepto “folk”: un día un joven Bob Dylan coincide por primera vez con Thelonious Monk, y ante aquel genio del jazz, el atemorizado Dylan se presenta a sí mismo como simple músico folk, y Monk le contesta “¿y qué crees que soy yo?”.
Bien, a pesar de mis dificultades para distinguir cuáles son los límites que distinguen la parcela “folk” y lo que queda fuera, estoy seguro de no equivocarme si digo que este disco es folk.
Carolina Chocolate Drops se formó en 2005 y ya tiene media docena de discos en el mercado, además de ganar el Grammy al mejor álbum folk con su anterior disco Genuine Negro. Dos chicos y una chica, los tres multinstrumentistas; ella, Rhiannon Giddens, con una voz privilegiada.
No son exactamente unos revivalistas, pero su sonido lo es (voces, banjo, violín, garrafa, palitos percutores, guitarra, mandolina, tambores, flauta de pan…); los temas lo son (muchas son canciones populares sin autor conocido); el look lo es (imágenes promocionales en plan granjeros de las Carolinas); la formación del grupo también es revivalista (forman una clásica string band o jug band, como quieras), su apego a la música tradicional de Piedmont puede entenderse como revivalista (fiddle,bluegrass, old-time); pero… su frescura supera todo eso y nos ofrecen un disco vital y moderno que sortea con éxito total el riesgo de parecer un documento antiguo.
Los discretos scratchs de DJ y cajas de ritmo electrónico colaboran en la contemporaneidad del disco. Los temas, unos instrumentales y otros cantados, alguno a capela, son muy variados. No dudo en recomendar este disco de música tradicional americana de antes de la II Guerra Mundial, publicado este año, a cualquiera inclinado por la música de raíces, pero también a todo aquel al que le guste la buena música popular.
Adjunto un vídeo en el que tocan el minimalista “Snowden’sJig”, incluido en su anterior disco. Atención a la colaboración de Danny “Slapjazz” Barber, el de los guantes:

Se puede picotear en http://www.nonesuch.com/albums/leaving-eden
Componentes:
Rhiannon Giddens: voz, violín, banjos, percusión.
Hubby Jenkins: banjo, mandolina, guitarra, voz, bones (son dos palitos en cada mano que se entrechocan a la manera de las castañuelas, hechos de madera o hueso, muy utilizados en la música de raíz irlandesa).
Don Flemmons: banjo, tambores, bones, jug (garrafa vacía a la que se sopla por su cuello amplificando el sonido emitido; hace la línea que haría el contrabajo), guitarra, voz.
Con la colaboración de Adam Matta con percusiones, caja de ritmos electrónica y voz, y la de Leyla McCalla al cello en un par de temas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.