La flor del dimoni – Clàudia Colom

30/06/2022 - Ángel Goyanes - Interfolk
Vota
Comentarios: 0 Imprimir
Móvil
Clàudia Colom
La flor del dimoni
Seguell Microscopi 2022
Valoración: 4/5

Resulta curioso volver a la escucha de una artista sobre la que escribí hace años, y que con el paso del tiempo pueda ver aquellas opiniones desde fuera. Y es que en 2015 tuve la ocasión de comentar en DiarioFolk el primer disco del grupo catalán Malva de Runa, Cor i Destral, y ahora se publica el primer trabajo en solitario de su cantante, Clàudia Colom, que se ha echado el legado de la banda a sus espaldas y se presenta con esta propuesta, la primera de su labor en solitario, del que iba a ser el segundo disco de la banda: La flor del dimoni.

Lo cual nos indica dónde residía, si no toda, la mayor parte del peso de la propuesta de aquella banda. Clàudia firma las letras de todas las canciones y de buena parte de las composiciones melódicas que las sustentan. Pero, sobre todo, ha asumido toda la carga de este disco, seleccionando desde los músicos que han participado hasta la producción musical en la que se ha apoyado para llevarlo a cabo, de tal forma que el resultado final es, en suma, su propuesta y el fruto de muchos años de trabajo. Y estas cosas se notan.

Lespantacriatures bajaMostrados los antecedentes, entremos a la música. Dos son los elementos que la caracterizarían en una primera escucha: de un lado, los sonidos orientales por el uso de determinados instrumentos, con el ud, la baglama o el ney, entremezclados con otros de factura más clásica (guitarra, arpa…) y que fueron señal de la casa en Malva de Runa; de otro lado, la electrónica, con una gran aportación que denota un intenso trabajo de producción en el estudio. Ambos rasgos caracterizan a La flor del Dimoni, pero con ciertas variaciones sobre lo que escuchábamos en Malva de Runa: se ha aligerado la carga instrumental, y las piezas han retomado un formato más sencillo y menos ornamentado, de tal forma que la producción final se pone al servicio de la voz, para realzarla y enmarcarla adecuadamente. En este apartado, hay que destacar la acertada producción musical a cargo de Jan Valls y Emili Bosch, acertadamente elegidos por Clàudia para este viaje.

La autora define este trabajo como conceptual: un viaje de descenso a los infiernos para, posteriormente, salir renovados y facilitar el encuentro con Dios; donde aquéllos simbolizan nuestros lados más oscuros; y éste, el deseo de renovación y purificación final. Los escalones de bajada y subida son las canciones de este disco, dedicadas en su mayoría a distintas flores y entretejiendo cada pieza casi sin pausas intermedias para favorecer un tránsito sensorial a lo largo de la escucha.

Els crisantems a la tomba bajaAl igual que en el anterior trabajo de Malva de Runa antes mencionado, se mantienen los temas que articulan la propuesta (Dios, muerte, sexo, amor) y que se presentan en forma de marcados contrastes. Todas las piezas están impregnadas de cierto sabor mediterráneo oriental, tanto por la instrumentación como por los arreglos, dentro de una estructura ciertamente progresiva, pero sin perder el carácter cantábile de las melodías.

Como complemento de lujo a todo ello, Clàudia añade en esta entrega un libreto en el que la fotografía cobra un protagonismo especial, con una estudiada sucesión de imágenes en las que su cuerpo asume el protagonismo para expresar el mismo mensaje que transmite con sus letras: semidesnudos sin erotismo, casi dramáticos, y donde la fragilidad de la piel contrasta con la rudeza del entorno en el que se muestra, y en la que las flores están presentes bajo distintas texturas.

Esto muestra a una artista que crea y transmite con todo su cuerpo, siendo su instrumento la voz, privilegiada, potente y sedosa, que atrapa y zarandea, pero que aquí, sobre todo, acaricia y acompaña. Su faceta complementaria como bailarina y ahora maestra de baile persa, no deja de ser una prueba de esto.

La Flor del Dimoni rezuma dureza y delicadeza a partes iguales; es sensualmente femenino, rugosamente ancestral y totalmente contemporáneo. Es música sincera y nacida de la necesidad de expresar. Es un trabajo lentamente fraguado a lo largo de varios años hasta encontrar su momento, con una calidad y madurez indudables.

Las etiquetas, ya, se las dejamos a otros.

==========================

Músicos
Clàudia Colom: voz y letras.
Anna Godoy: arpa clásica de pedales.
Jesús Olivares: baglamas, laúd renacentista y guitarra española.
Jofre Gibert: violoncelo.
Carlos Ramírez: lyra de Creta.
Carlos Ronda: udu.
Christos Barbas: ney.

Créditos técnicos
Grabación y producción: Jan Valls y Emili Bosch.
Mezcla: Jordi Bosch.
Masterización: Jan Valls.
Fotografías: Mònica Quintana.
Diseño y maquetación: Joana Terradas.

======================

Tòxic d’amor
L’última flor
El palau d’absenta
L’espantacriatures
Lliri d’horor
Invertebrat
La flor del dimoni
El clavell i la carreta
Els crisantems a la tomba
De l’amor i del gessamí
Tres ratolins i un pixallits
Àngela

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.