La Danza de las Semillas – El Naán

23/04/2018 - Carlos Monje
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
El-Naan-la-danza-de-las-semillas-MEN92
El Naán
La Danza de las Semillas
Autoproducido 2018
Valoración: 4/5

Con su primer disco De Babel a Ítaca llamaron poderosamente nuestra atención, nos sorprendieron con uno de los mejores discos del año 2015, Código de Barros, y ahora El Naán se confirma como una de las grandes realidades musicales de nuestro país con el lanzamiento de La Danza de las Semillas, un disco con varios perfiles y todos ellos excepcionales.

La primera de las facetas de este disco es la del compromiso y la lucha, una actitud que nació con el propio grupo, afincado en la comarca palentina de El Cerrato, donde llevan a cabo diversas actividades culturales y solidarias. Compromiso con los pueblos oprimidos, con los inmigrantes, con los nadie, de los que nunca se habla, con la lucha por la dignidad, por la libertad, por la soberanía alimentaria. Compromiso y visibilidad para la memoria histórica, para los olvidados y para otras muchas luchas, siempre necesarias y casi siempre olvidadas. Solo por esto, El Naán ya merecería nuestra admiración.

Pero también están las letras de sus canciones, con las que da visibilidad a toda su lucha y su solidaridad, y que casi en su totalidad han sido escritas por Hector Castrillejo para contar historias como la de las semillas que sueñan con convertirse en encinas y robles que partan las carreteras, o la de esas personas que siguen sin saber dónde poner las flores a sus muertos, que siguen enterrados en las cunetas del franquismo, o ese emotivo recuerdo a tantos y tantos jóvenes africanos ahogados intentando llegar a una vida digna en Europa –“Cómo puedes pedirme que no haga nada mientras se ahoga la noche en la madrugada”-.

Y por último están las músicas que, bajo los ritmos ibéricos e inspiradas por las formas y los timbres de la música tradicional castellana, a la vez hermanada con los sonidos que llegan de África y de Cuba, culminan una obra redonda. Jotas y tonadas, cantos de trabajo, charros y también una nana, músicas salidas de la imaginación de Carlos Herrero y arregladas de forma sobresaliente por todo el grupo. Tiene también el disco un par de pinceladas tradicionales (el conocido Bolero de Algodre y un canto de siega que recogió Joaquín Díaz), pero el grueso de La Danza de las Semillas es de composición propia.

La Danza de las Semillas es un disco muy trabajado y madurado, lleno de pequeños tesoros a los que hay que acercarse varias veces, para descubrir en cada escucha nuevos matices, tanto en las letras como en las músicas, hasta quedar definitivamente prendados y constatar a ciencia cierta que estamos ante un grandísimo, minucioso y esmerado trabajo. Hay que dejarse llevar por canciones como la emocionante Los Invisibles de Kolda y ese apropiado saxo tenor que profundiza en las emociones, o la fuerza telúrica de las percusiones de La Danza do los Cedazos, llena de simbolismo, y por supuesto en la rabia contenida de ¿Dónde pongo las flores? y la injusticia de las fosas que los fascistas de Franco llenaron de muertos, prolongada durante tantas décadas y hasta el día de hoy sin reparar.

En definitiva, un grandísimo disco que demuestra que no todo está dicho en la música folk, que hay caminos nuevos que transitar y que se pueden recorrer con amor, pasión y talento. El Naán anda sobrado de todo ello.

El Naán: César Díez, María Alba, Adal Pumarabín, Javier Mediavilla, Carlos Herrero, Héctor Castrillejo y César Tejero.
Con la colaboración de Jorge Arribas.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.