Frutos Rojos – Mónica Fazzini y Máximo Blostein

31/10/2016 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 2
Imprimir
Mónica Fazzini y Máximo Blostein
Mónica Fazzini y Máximo Blostein
Frutos Rojos
Discos Río de la Plata 2016
Valoración: 4/5

Los estudiosos del tango coinciden en afirmar que las letras del género comienzan a valorizarse cuando Carlos Gardel graba, en 1917, Mi noche triste, con versos de Pascual Contursi, dando nacimiento a lo que se llamaría luego “tango canción”. Y concuerdan también en que la cancionística del tango alcanzó su mayor esplendor en los años ´40 y ´50, con los inevitables nombres de Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo, Homero Expósito, Enrique Cadícamo y Cátulo Castillo; una pléyade de grandes poetas que coincidió en el tiempo con una camada de enormes músicos e intérpretes.

En la década del ´60, con las grandes multinacionales del entretenimiento tomando el control de la industria y la difusión, comienza el ocaso y el tango deja de hacer buena letra. Surgen innovaciones en el plano musical, pero no en el poético. Con notables excepciones como Horacio Ferrer o Eladia Blázquez y, si ampliamos un poco más el círculo, Héctor Negro y Chico Novarro. Pero no faltan los agoreros que anuncian su muerte, como lo refleja en su título de tapa la revista cultural Ñ del 18 de agosto de 2007: “El tango se quedó sin letra”.

Hoy, cuando el tango atrae más a los bailarines que a los que se sientan a escucharlo, y cuando la mayoría de sus intérpretes se resisten a abandonar la zona de confort que les proporcionan los clásicos, la letra parece haber quedado relegada a un rol de Cenicienta.

Valgan estas extensas pero necesarias aclaraciones para poner en contexto la aparición de este disco. Porque Frutos Rojos, con su esclarecedor subtítulo Tangos Cosecha 2015, no es un disco más de tango: es un álbum de tangos nuevos. Fue pergeñado por dos letristas contemporáneos que integran el colectivo Tango Fresco, conformado por egresados del Seminario para la Formación de Letristas Homero Expósito que dicta la Academia Nacional del Tango. El énfasis, entonces, está puesto en las letras. Mónica Fazzini y Máximo Blostein se nos revelan, a través de las catorce canciones que integran la placa, como dos profundos conocedores del oficio. No se aventuran en un léxico vanguardista ni muy contemporáneo, eligen más bien moverse en el marco tradicional de la lírica del tango, con su temática más clásica: los amores y rupturas, el paso del tiempo, la soledad, la nostalgia. Un terreno donde evidentemente se sienten cómodos y que manejan con pericia y vuelo poético (basta escuchar A pesar de… o Acaso, sin ir más lejos). Saben cómo contar una historia y tocar el lado sensible sin que se noten las costuras. Lo dicho puede extenderse al criterio que primó en los arreglos y en la ejecución musical: no hay aquí vanguardismos ni experimentación, hay solvencia y conocimiento, aunque se eche en falta un poco más de riesgo, de innovación.

Párrafo aparte merecen las voces elegidas para interpretar cada uno de los temas. No están todos los que son ni son todos los que están, como suele decirse, pero los catorce artistas convocados –entre los que se alternan nombres ya consagrados como Lidia Borda y Hernán “Cucuza” Castiello junto a otros que hace tiempo dejaron de ser una promesa- brindan un panorama bastante representativo de la escena tanguera argentina actual, sin recurrir –afortunadamente- a los tics de la mayoría de los cantantes del género.

En el sobre del CD, Alejandro Martino, coordinador del mencionado Seminario para la formación de letristas, celebra la aparición de Frutos Rojos porque “muestra que la vida del tango está nuevamente asegurada”. Y el presidente de la Academia Nacional del Tango, Gabriel Soria, acota que Frutos Rojos “es un título de esperanza, porque los frutos contienen las semillas, el renacer permanente, el volver. Blostein y Fazzini creen en eso, en tirar la semilla de la poesía para que se multiplique en nuestro género la mejor tradición del tango canción.”

Sin la audacia de otras propuestas que intentan una renovación del tango, como el dúo La chicana o los proyectos de Julián Peralta (la Orquesta Típica Fernández Fierro, el colectivo Astillero o la Orquesta Típica Julián Peralta, que justamente acaba de presentar por estos días su segundo volumen), pero con un producto muy cuidado y redondo, Frutos Rojos viene a sumarse a una nueva hornada de creadores que intentan renovar un género que, a pesar de los presagios, sigue vivo. Pero necesita, para mantenerse saludable, de estas bocanadas de aire fresco.

 

Frutos rojos. Tangos cosecha 2015
Letras y producción: Máximo Blostein y Mónica Fazzini

Música: Marcelo Saraceni, Miguel Barci, Beatriz Palumbo y Marcelo Baldonedo
Producción musical y guitarra: Marcelo Saraceni
Dirección musical, arreglos, piano y bandoneón: Norberto Vogel
Flauta: Alejandro Martino
Armónica: Franco Luciani
Violín y viola: Adolfo Halsband
Violoncello: Patricio Villarejo
Contrabajo y bajo eléctrico: Roberto Amerise
Percusión: Augusto Argañaraz y Alberto “Pata” Corbani
Voces: Patricia Andrade, Hugo Araujo, Nora Bilous, Andrea Bollof, Lidia Borda, Cucuza Castiello, Hernán Fernández, Mirta Insaurralde,Noelia Moncada, Alfredo Pittis, Carlos Rossi, Pinocho Routin, Jacqueline Sigaut, Luciano Tobaldi, 

Hay 2 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  1. Nelida

    Excelente ! Felicitaciones para quien escribio esta letra con la sensibilidad a flor de piel.

     
     
    • Mónica

      Muchas gracias, Nélida. Sóy Mónica Fazzni, escribí esta letra. ¡Las inundaciones son muy dolorosas para todos…! Hasta donde yo conozco, en Buenos Aires no se las suele nombrar en canciones. Un saludo afectuoso.

       
       

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.