Forever Astor – Mario Parmisano

14/09/2014 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Mario Parmisano(1)
Mario Parmisano
Forever Astor. Tribute to Astor Piazzolla
Parmi-music, 2014
Valoración: 5/5

A veintidós años de la desaparición física de Astor Piazzolla, la obra de este compositor y bandoneonista argentino sigue siendo un manantial frondoso e inagotable del que se nutren numerosos músicos de todo el planeta. No sólo los enrolados en el género tango -como sería previsible- sino particularmente muchos cultores del jazz.
Los motivos de este acercamiento constante a Piazzolla por parte de los músicos de jazz podrían buscarse en la temprana inclusión de instrumentos electrónicos que concretó en sus formaciones, en sus innovaciones armónicas y contrapuntísticas, en sus intentos de jazz-tango que plasmó en los Estados Unidos en dos discos hoy casi inhallables, o en sus cruces con jazzmen como Gerry Mulligan (Summit, 1974) o Gary Burton (The New Tango, 1986). O quizás en otras razones que seguramente los músicos sabrán explicar mejor que los críticos.
A la innumerable lista de producciones que recrean la música del gran Astor, o se inspiran en ella, se suma ahora esta nueva placa de su compatriota, el pianista Mario Parmisano, que viene a confirmar no sólo la vigencia de la música de aquel, sino también sus indiscutibles vínculos con el jazz.
Forever Astor no es la primera aproximación a Piazzolla de Parmisano y su Tango Jazz Trío, pero esta placa posee dos particularidades. La primera es que suma la participación de destacados músicos internacionales de jazz. La segunda, es que sus partes han sido grabadas en distintos lugares del mundo.
Así, su Concert Gran Piano Steinway & Sons, la batería de Lucas Canel y el bajo eléctrico de Damián Vernis fueron registrados, mezclados y masterizados en varios estudios de Buenos Aires; mientras que Abraham Laboriel (bajo), Paul Wertico (batería), Bob Franceschini (saxos) y Mike Pope (bajo) grabaron en distintas ciudades de los Estados Unidos. El resultado es de una asombrosa solidez y coherencia. Desde el comienzo, con una extensa versión del clásico Libertango enriquecida por improvisaciones jazzísticas que vuelven una y otra vez a la melodía original y con una contundente base rítmica aportada por Lucas Canel; hasta la dulcemente melancólica Café 1930; pasando por una versión de La muerte del ángel donde el saxo de Franceschini recuerda la sensualidad apasionada del Gato Barbieri, Forever Astor se constituye en un tributo que el propio Piazzolla verá con buenos ojos -y escuchará complacido- desde el Olimpo donde eternamente moran los grandes músicos.
 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.