Celtis Australis – Pancho Álvarez

31/01/2018 - Ángel Goyanes - Interfolk
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
pancho [300x300]
Pancho Álvarez
Celtis Australis
Fol Música 2017
Valoración: 4/5

Sin despegarse de la etiqueta de “celta”, y más aún, reivindicando la misma desde su vertiente del Sur, el músico gallego Pancho Álvarez vuelve a la carga con su nuevo disco en solitario pero acompañado de un buen conjunto de amigos y colaboradores.

Profesional y artista de larga y bien reconocida trayectoria, cuenta en su haber con un gran dominio de instrumentos de cuerda a los que ha sabido dotar de un estilo y sonoridad de personalidad reconocida. El violín por un lado, al estilo de los antiguos ciegos ambulantes, para acompañar su voz tal vez no muy portentosa, pero más que digna en la humildad y sencillez de la tarea asignada en su trabajo.

Pues el auténtico mérito de Pancho reside no solo en la instrumentación con la que dota a sus creaciones, sino en la especial sonoridad que nos ofrece y que a base de pequeños matices y audaces combinaciones es capaz de sacar piezas que siendo nuevas y originales no dejan de evocar el estilo del folk veterano que han mantenido en pie a este género durante décadas, y del que actualmente es maestro de ello en la sombra.

Pancho no se conforma con lo ya hecho, ni por él ni por otros, y en cada pieza de Celtis Australis da una nueva vuelta de tuerca a las posibilidades de los instrumentos que maneja –y domina- para mostrarnos, cada vez, otra posibilidad sonora distinta de la anterior. Inevitable resulta pues encontrar matices que nos llevan a otros grandes creadores, como Stivel, Cao o Júlio Pereira, y a los que seguramente el de Porriño ha mirado con atención.

Se comenta que en este disco hay mucho más que folk, visitando otros géneros y estilos, pero yo sigo viendo el mismo folk de siempre, añejo y bien curado, puesto al servicio de nuevas composiciones, pero que sabe mantener su esencia sonora en cada pieza, apoyadas por supuesto en muy sólidas ejecuciones de la mano de este veterano músico. Y puestos a hacer algo parecido al pop (canción, tres minutos, tema estribillo tema estribillo…) creo que logra resultados muy agradables, como el precioso Canto de berce con María Solleiro a la voz.

En algunos casos son las composiciones las que inicialmente nos alejarían del epicentro clásico de la música folk, y en otras son los instrumentos los que muestran caminos nuevos. Pero en ambos casos, la instrumentación en el primer caso y las composiciones en el segundo acaban reconduciéndonos siempre a zonas habitadas por sonidos y méritos que ya le teníamos reconocidos desde hace tiempo.

En Medulio, un arpa sostiene una melodía sencilla que nos traslada a un ambiente bretón, en el que la tarde lluviosa se ve sutilmente templada por la aparición del laúd árabe, que sin rupturas ni interrupciones toma el testigo del discurso propuesto y continúa con su desarrollo de forma natural. Un mestizaje inmediato y coherente, sencillo y hermoso, que sin estridencias nos abre otra puerta más mediante la sabia combinación de instrumentos y texturas.

Cierto sabor portugués recorre igualmente este trabajo, tal vez por los instrumentos usados (la viola caipira es uno de ellos, aunque en su versión brasileña), pero seguramente por la influencia y admiración mutua que Pancho y Portugal se han demostrado a lo largo de los años.

Dos grandes escollos se presentan en este disco, donde suelen naufragar los músicos del folk. Por un lado, la guitarra eléctrica, esa especie de utopía perdida que muchos añoran y acaban incorporando con resultados discutibles. En este caso Pancho se atreve con ella, pero mirándola desde la altura del folk para ponerla a su servicio, bien como acompañamiento y para variaciones melódicas, con buenos resultados a mi juicio, pues el sonido de la misma está bastante estudiado en cada pieza para encajar con los instrumentos acústicos que la rodean.

Por otro lado, las letras cantadas, que ya sin la excusa de provenir del folclore en el que todo se permite, se ven salvadas al acudir a la pluma de un valor seguro como es el escritor Suso de Toro, que aúna tradición y actualidad en su mensaje y con el que Pancho Álvarez se encuentra a gusto.

No puedo evitar enumerar los instrumentos que suenan en este disco interpretados por Pancho Álvarez con solvencia, pues además de los habituales en sus discos se atreve con la armónica, el ud, la viola de gamba… matices distintos para un gran intérprete de cuerdas que ha ido mucho más allá para dejar constancia de su concepción global de la música.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.