Calma – Carlos Aguirre Trío

15/12/2017 - Fernando Marinelli
Vota
Comentarios: 0
Imprimir
Carlos Aguirre
Carlos Aguirre Trío
Calma
Shagrada Medra 2017
Valoración: 4/5

Carlos Aguirre vive en un barrio de las afueras de la ciudad de Paraná (en la provincia argentina de Entre Ríos, de donde es oriundo), a escasos cincuenta metros del río. “Es un barrio de pescadores, silencioso, donde la gente anda a pie y así se crea un ámbito de silencio donde uno puede escucharse a sí mismo”, explica, para completar contando que sale a ver los atardeceres y siente que tiene un diálogo con el río y con el paisaje.

Esa calma que habita su espíritu es la misma que parece querer transmitirle al oyente de su nueva producción discográfica, ya desde el título y el diseño de la portada.

Calma –que fue presentado recientemente en la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires– es la primera placa de Carlos “Negro” Aguirre en formato de trío, una formación que comparte con el santafesino Fernando Silva al contrabajo y el cordobés Luciano Cuviello a la batería desde los últimos meses de 2013, que se presentó por primera vez en enero de 2014 en el club de jazz Medio y Medio de Punta del Este, Uruguay; y que accedió a la consagración al año siguiente, cuando compartió escenario con Egberto Gismonti y Hugo Fattoruso en el Mestiza Música Festival.

Carlos Aguirre Trio

Después de componer y ejecutar música orquestal, suites para guitarra, música para piano y canciones, Aguirre no abandona sus búsquedas y explora aquí nuevas sonoridades, más alejadas de las raíces folclóricas que impregnaron sus anteriores trabajos y más emparentadas con el espíritu del jazz, con influencias de la música brasileña y la música académica. No hay en este disco ritmos conocidos ni melodías que puedan seguirse fácilmente. Calma es más una obra de atmósferas musicales desarrolladas sin apuro, que invitan a relajarse y dejarse llevar. Así, por ejemplo, el primer corte, De tu lado del mar, recrea un paisaje marítimo imaginario inspirado por el portugués Mario Laginha. La influencia de otros músicos vuelve a aparecer en Hiroshi; Kalimba fue inspirada en las sonoridades de ese instrumento y luego llevada al piano. Y en todos los casos, Aguirre vuelve a mostrarse como un exquisito compositor y un delicado pianista, que aquí mantiene jugosos diálogos con el contrabajo de Fernando Silva (un músico versátil que integró numerosas formaciones de géneros tan variados como música argentina de raíz folclórica, jazz fusión, tango y ritmos latinoamericanos), sutilmente subrayados por la percusión de Luciano Cuviello, baterista que lleva tres discos editados con obras de su autoría dentro de un proyecto de investigación denominado Violetas Arenas: impresiones de una constante.

La placa cierra con una pequeña joya, Voces de otra vida y otro lugar, donde sobrevuelan los espíritus de Egberto Gismonti y Pat Metheny, convocados por las voces invitadas de Claudio Bolzani y Marcelo Petteta y la magia en los teclados de ese genio tan enorme como tímido que es el Mono Fontana.

En el cuadernillo que acompaña al CD, el pianista que compartió proyectos y escenarios con músicos como Luis Salinas, Jorge Fandermole y Rodolfo “Chacho” Müller, nos propone viajar hacia la calma, dejándonos atravesar por esa trama de la amistad y los sonidos y llevando en esta travesía una brújula que señala hacia lo más profundo de nuestras almas. Será cuestión de hacerle caso.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.